Recomendados

miércoles, 7 de octubre de 2009

GINO CANESE - JASY Y KUARAHY – GENOCIDIO GUARANÍ / BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES (LIBRO DIGITAL)

JASY Y KUARAHY – GENOCIDIO GUARANÍ
Por GINO CANESE
© A. Gino Canese
Dr. Coronel 1593
QR Producciones Gráficas
Primera Edición: 2002
Asunción, Paraguay
ISBN 99925-3-197-5
Versión digital:
**/**
Para la narración de esta obra se han tenido en cuenta las publicaciones siguientes:
· LA CONQUISTA ESPIRITUAL DEL PARAGUAY de Antonio Ruiz de Montoya,
· GUARANÍES Y JESUITAS EN TIEMPO DE LAS MISIONES de Bartomeu Melià,
· EL GUARANÍ CONQUISTADO Y REDUCIDO de Bartomeu Melià,
· LA CIVILIZACIÓN GUARANÍ de Moisés Bertoni,
· DISPERSIÓN TUPÍ-GUARANÍ - PREHISTORIA de Branislava Susnik y
· EL ROL DE LOS INDÍGENAS EN LA FORMACIÓN Y EN LA VIVENCIA del Paraguay de Branislava Susnik.

I
** Mucho tiempo antes de la venida de los españoles al continente americano, los nativos que lo poblaban desconocían la existencia de otros mundos y no habían visto hombres blancos.
** En la región en donde existe ahora la ciudad de Asunción, un grupo tribal guarani de la etnia de los kário cultivaba la tierra, cazaba, pescaba y vivía feliz, en completa armonía con la naturaleza, en un hermoso y paradisíaco territorio de suaves lomadas, frondosa vegetación y numerosos arroyuelos que bajaban desde la cima de los promontorios, serpenteando en medio de los árboles, plenos de sabrosos frutos y flores de vivos colores, arroyos cuyas aguas terminaban acoplándose al majestuoso río Paraguayplctóúco de peces y adornado con extensos jardines flotantes de aguape (camalote, nenúfar), cargados de racimos de bellas flores azules.
** Un alto murallón de Itapytà (tosca colorada) se alzaba en el borde del gran río, desgastado por la ininterrumpida corriente del colosal afluente, que incansablemente lamía la loma cuya cima servía de alcázar, donde subían los indígenas para observar en toda su plenitud el maravilloso panorama de las aguas de ese torrente gigante. El continuo choque de la corriente fluvial que corría de Norte a Sur, había formado un remanso de aguas tranquilas en ese lugar, que invitaba a gozar de su mansa playa a cuantos se acercaban a la orilla.
** Las primeras versiones que tuvieron los guarani de la llegada de los hombres blancos barbudos con impresionante y llamativa vestimenta, fue cuando los indígenas guarambare los vieron por primera vez en el año 1524, viajando por tierra desde el Atlántico, al conquistador Alejo García acompañado de algunos españoles y numerosos indios tupi quienes atravesaron el Paraguay en busca de las riquezas de El Dorado mitológico.
** La voz de que llegaron seres tan peculiarmente ataviados, corrió entre las demás tribus vecinas como ser la de los tovatT, la de los monday y en especial la de los kário. Estos últimos sumamente interesados, recurrieron a la tribu de los pararía, habitantes y vigías de todo el litoral de los ríos Paraná y Paraguay y de sus islas, cuya área de acción se extendía hacia el Sur hasta más abajo de lo que posteriormente se denominó pueblo de Santa Fe. Estos confirmaron que efectivamente los extraños visitantes estaban remontando el curso del río Paranáby comenzaban a subir por el río Paraguay.
** El cacique Kupyrati (piernas con espinas) y su tribu ocupaban la privilegiada loma Itapytà. Tenía dos esposas y 18 hijos. De sus 8 hijas, la más bella era Jasy (Luna), que había llegado a la pubertad, por lo que su padre pensaba que debía casarse ya. Muchos hijos de los caciques vecinos que ambicionaban unirse en matrimonio con la hermosa Jasy, empezaron a presionar a sus padres para que la pidieran para esposa de ellos.
** Cada vez que Kupyrafflc hablaba a Jasy sobre el pedido matrimonial de los hijos de los caciques vecinos, Jasy le respondía:
** -Todavía no quiero casarme che ru (padre mío). Soy demasiado joven. Déjame estar más tiempo a tu lado.
** Su padre, que la quería tanto, no insistía sobre el tema, y se limitaba a abrazar a su amada Jasy.
** Jasy llevaba, por lo tanto, una vida alegre y feliz. Paseaba en los bosquecillos vecinos, las más de las veces sola, corriendo detrás de las bellas pa/2arnbiAovy (mariposas azules de alas fluorescentes), intentando cazarlas, para lo cual esperaba que se posaran sobre las flores, a las que se acercaba muy sigilosamente por detrás, para tomarlas desprevenidas cuando tenían las alas plegadas. Otras veces se extasiaba admirando la enorme variedad de activos zorzales de espléndidos colores, aves canoras cuyos gorjeos había aprendido a imitar.
** Mientras Jasy caminaba en los montéenlos de las zonas vecinas a las viviendas de su tribu, no corría ningún peligro, ya que los kárío tenían la costumbre de eliminar la maleza alrededor de sus casas para ahuyentar a los enemigos más temibles de la selva como son los mbói (serpientes) y los jaguareté (tigre americano, yaguareté). Los otros animales eran inofensivos en su mayoría y por lo general huían ante la presencia de cualquier indígena que se le acercara. Así podía Jasy disfrutar de las piruetas del cómico ka 9i (mono pequeño, Cebidae), de la curiosidad del aguara (zorro, Canidae), del andar silencioso del esbelto guasu (venado, Cervidae), de la frenética huida del apere'a (conejillo de India, Cavidae), del saltarín y juguetón tapiti (liebre, Leporidae) y de la mykurè (comadreja, Didelphidae) temible ladrona de huevos y pichones de las aves.
** Fue así, en cierta ocasión, cuando Jasy corriendo detrás de un esbelto guasu se internó en el bosque, cuya entrada le estaba prohibida por su padre. Después de andar mucho tiempo sin poder alcanzarlo, el animal desapareció de su vista y Jasy se encontró de pronto sola en medio de la selva. Miró para todos lados y no pudo reconocer el camino de retorno. Dio vueltas y más vueltas, pero todo era igual, altos árboles que no dejaban ver el sol ni tampoco el cielo para poder orientarse.
** Ruidos atemorizantes la rodeaban por todas partes. De pronto escuchó el grito de alarma del karaja (mono aullador, Alouatta) dando la voz de alerta a sus compañeros simios, quienes saltando de rama en rama huyeron despavoridos.
** El peligro que anunció el aullido del jefe de los monos era signo seguro de la presencia del enemigo más temible de múltiples ocasiones que tuviera cuidado con los tigres y que en caso de peligro se subiera a un árbol alto con tronco sin ramas bajas para que el animal no pudiera alcanzarla.
** Buscó un árbol que reuniera esas condiciones pero no vio ninguno a su alrededor. Por de pronto no escuchaba los rugidos de la bestia, que ella imaginaba que estaría acechándola. Empezó a caminar, evitando producir ruido alguno, pisando suavemente el suelo, luego de separar las hojas secas y cortas ramitas con los pies, escudriñando el bosque, tratando de encontrar el árbol salvador. No tardó mucho en ver que a menos de veinte pasos frente a ella se erguía un hermoso ejemplar de tajy (lapacho, árbol grande de madera dura, Bignonaceae), cuyas ramas más bajas estaban por encima de los más elevados saltos que pudiera dar el felino. Jasy queriendo llegar lo más pronto posible junto al tronco de ese árbol, olvidó la precaución de caminar con sigilo, y empezó a correr, pero tuvo la desgracia de pisar una rama seca que se rompió bajo el peso de su cuerpo, produciendo un fuerte ruido seco que inmediatamente atrajo a la fiera, que al parecer ya había olfateado su presa y la estaba siguiendo, la que en el acto surgió con su maligna y aterrorizante figura detrás del mismo árbol al que se dirigía. Ambos, el feroz depredador y su temblorosa presa, se miraron fijamente a los ojos. Jasy sintió que el fuego de esa mirada le penetraba en todo su ser y que le inmovilizaba las piernas. Quiso huir pero no pudo hacerlo, quiso gritar para pedir auxilio, pero no consiguió emitir sonido alguno. El jaguareté al darse cuenta de que Jasy ya no se movía, porque estaba paralizada por el miedo, empezó a caminar lentamente, como solo saben hacerlo los felinos y, se acercó a su víctima, hasta una distancia que le permitiría alcanzarla mediante una breve corrida y su salto final. Jasy estaba inerme, sabía que no tenía alternativa alguna y en el corto tiempo que a Jasy le pareció un siglo, inició la carrera para abalanzarse sobre ella, instante en el cual una certera flecha cruzó el aire y se insertó justamente en el tórax del animal, atravesándolo de un costado al otro, que lo hizo caer retorciéndose de dolor en el suelo, para quedar al poco tiempo inmóvil en él. ** El grito de victoria de un cazador se oyó a unos pocos pasos de donde estaba la temblorosa Jasy y el animal inmóvil.
** Ese alarido del nativo la despertó del letargo en que se encontraba y miró hacia su lado derecho. Allí pudo ver a un joven indígena, a quien no conocía, que mediante gritos y danzas festejaba su victoria sobre la bestia. El cazador, con otra flecha lista en el arco para lanzarla de nuevo, se acercó al animal, pero viendo que éste ya no se movía, tomó un palo y lo golpeó. Convencido que el jaguareté estaba muerto se acercó a Jasy y le preguntó:
** -¿Qué estabas haciendo sola en este bosque? ¿No sabes que es peligroso entrar en él?
** Jasy reconociendo que había obrado mal, no contestó la pregunta que el esbelto joven le hizo. Este volvió a preguntarle:
** -¿De qué tribu sos, dónde vivís, quién es tu padre? Jasy le contestó:
** -Yo vivo en la costa del río sobre un yvytymi (loma) de itapyta (piedras rojas). Mi padre es el cacique Kupyratl
** -Con que vos sos la hija del famoso cacique Kupyratl de la loma Itapyta -exclamó el indígena y después de mirarla un largo rato agregó-: Entonces vos debes llamarte Jasy ¿No es cierto?
** -Sí -le contestó Jasy-. ¿Cómo es que sabes que yo soy Jasy, ya que es la primera vez que nos vemos?
** -En todas las tribus vecinas y aún en las más alejadas, no se habla de otra cosa, entre los jóvenes, que de la bella Jasy que todos ambicionan por esposa. Mi padre ha hablado personalmente con el tuyo, pero éste le dijo que vos no querés casarte todavía -le contestó el broncíneo mancebo.
** -Es cierto, quiero esperar dos o tres arajere (años) más -le respondió Jasyy agregó-: Ahora que me salvaste de una muerte segura, no se cómo agradecerte a vos que arriesgaste tu vida en tan valiente como peligrosa acción sin conocerme.
** Le pediré a mi padre que te invite a vos y a toda tu familia, para que vengan a mi casa, en donde los agasajaremos. Para ello necesito saber cuál es tu nombre y el de tu papá.
** -Yo me llamo Kuarahy (sol), soy el hijo mayor del cacique Hu 'y akuá (flecha veloz). Vivimos en las orillas del arroyo Jukyry (agua salada). Hoy estuve cazando en la selva siguiendo el rastro de un jaguareté cebado. Cuando vi que la feroz bestia iba a atacarte armé la flecha en el arco y en el instante en que saltó sobre vos le disparé.
** -Tuve mucha suerte de que llegaste a tiempo para salvarme la vida -expresó Jasy.
** -Estoy muy contento de haberlo hecho –respondió Kuarahy y concluyó diciendo-: Te acompañaré hasta el camino que vos conoces para volver a tu casa. Seguirne, no te retrases.
** Mientras iban andando Kuarahy no volvió a dirigirle la palabra a Jasy. Recién cuando llegaron al límite de la selva se dio vuelta y le dijo:
** -¿Conoces ya este lugar?
** -Sí, ya lo conozco- le contestó Jasy.
** -Bien, antes de despedirnos -preguntó Kuarahy-. Quiero saber una cosa. ¿Puedo volver a verte en este mismo lugar algún día?
** Jasy, que se sentía atraída hacia Kuarahy no solo por haberle salvado la vida sino además por su personalidad tan sincera y cordial, le contestó inmediatamente:
** -Yo vengo casi todos los días a pasear por aquí. Mañana, desde la salida del sol, estaré caminando cerca del arroyo que atraviesa este campo, en cuya orilla, a la sombra de dos enormes yvapurü (árbol de frutas negras comestibles, adheridas al tronco), saboreo sus ricas y dulces frutas, mientras me baño en sus frescas aguas.
** -Mañana vendré a verte sin falta -le respondió Kuarahy y agregó-: Adiós hermosa Jasy.
** -Adiós valiente Kuarahy
.
II - Enlace con JASY Y KUARAHY – GENOCIDIO GUARANÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada