Recomendados

lunes, 6 de diciembre de 2010

EMILIANO R. FERNÁNDEZ - CHE PARAHEKUE (ADIOS MI ANTIGUO PARAJE) y PRIMAVERA /



CHE PARAHEKUE y PRIMAVERA
Poesías de



CHE PARAHEKUE
Llena el alma de suspiros
aseguíta che rape,
adios che vy'a hague,
adios lugar preferido,
oguahẽ el tiempo cumplido
rohejávo katuete;
ndahaséi ramo jepe
el destino che obliga.
Ãga ipaha rohecha,
adios che parahekue.

Adios che sombrakuemi,
adios soñado lugar,
tal vez el momento fatal
che separa ndehegui;
pero durante avivi
jepémo mombyryve,
arekóne nderehe
mi amoroso pensamiento,
rohechávo yeyvo algún tiempo,
adios che parahekue.

Adios sombra inolvidable,
mi dicha, placer, mi gloria,
rogueraháta en la memoria,
en mi mente invariable;
mi destino irremediable
oñecumplíta cherehe,
ha upévare ipahaite
ãga ndéve apurahéi;
ikatúnte ndajuvéi,
adios che parahekue.

Ne maltratarõ yvytu,
nde jopérõ kuarahy,
oity ramo nde poty
ha upéi reju nde piru,
upérõ che mborayhu
ocuidáne nderehe,
orregáne nde rogue
reikomivemi haguã,
ñandénte ojupe guarã,
adios che parahekue.

Tal vez algún pasajero
upéi reju rehayhu,
remoguahẽ opyty'u
ne sómbrape ohasakuévo,
calma, feliz y sosiego
pegozáne oñondive,
ha che mombyry asyete
aime vaerã ndehegui,
ne pore’ỹ asufri,
adios che parahekue.
Emiliano R. Fernández


ADIOS MI ANTIGUO PARAJE
Llena el alma de suspiros
voy a seguir mi camino
adiós sitio de mi gozo
adiós lugar preferido.
Ya llegó el tiempo cumplido
en que es preciso dejarte
aunque no quiera marcharme
el destino es quien me obliga
por última vez te veo,
adiós mi paraje aquél.

Adiós mi sombra que fue,
adiós soñado lugar,
quizá un momento fatal
me ha separado de ti,
empero mientras aliente,
aun en la lejanía,
he de tener puesto en ti
el pensamiento amoroso
de que voy a retornar,
 adiós mi paraje aquél.

Adiós sombra inolvidable,
mi dicha, placer, mi gloria,
te llevaré en mi memoria
invariable en mi mente;
mi destino irremediable
tiene que cumplirse en mí;
por última vez, entonces,
ahora te estoy cantando;
 puede ser que ya no vuelva,
adiós mi paraje aquél.

Si el viento te maltratara,
si te castigase el sol,
si derribasen tus flores
y reseco te quedaras,
allí por fin mi cariño
con amor te cuidaría
y regaría tu fronda
para que vivieras más:
somos el uno del otro,
adiós mi paraje aquél.

Tal vez algún pasajero
llegues a querer después,
 lo acerques a descansar
bajo tu sombra, al pasar;
calma, feliz y sosiego
juntos quizás gozarán,
y yo dolorido y lejos
he de encontrarme en ti;
así, sufriendo tu ausencia,
adiós mi paraje aquél.


PRIMAVERA
Ohasa tiempo ro'y,
primavera oguahẽ,
ñu, ka' aguy oflorece
hokypa iverde asy;
palo blanco ha tajy
mombyrýgui rehecha,
ka'aguy oñuamba
hecha pyrã pe yvoty.

Yerbas, arbustos y flores
entero ipoty jera,
yvotyty jahecha
con exquisitos primores.
Bellos aspectos encantadores
kova ko tiempo ogueru:
ko'ẽ jave rehendu
himnos de aves cantoras.

Campichuélope resẽ
hovy hũmba rejuhu,
kaysáre rehendu
umi pykasu rasẽ;
churiri ha pitogue,
la novia ha pepoasa,
nde ári katu ocruza
bandada pyku'ipe.
Kokuerépe rehendu
sana oñe’ẽ joa,
ñandu guasu omburea
ha orronca ñakurutũ;
pe javoráire jaku
ayvumiéma ojapo,
alba oñe’ẽ chiricóte
umi tataupa ha mytu.

Mbokaja ipotypa
oadorna kokue rape,
pindo rakãme operere
tu’ĩ ha marakana;
opurahéi ñakyrã
oanuncia sandía aju,
yvapovõ ha yvaviju
tape ykére okukuipa.

Kuarahy oñapymi
ocalmave yvytu,
rehecha jasy pyahu
ikarapã po'imi;
estrella entero omimbi
jepiguágui iporãve,
siete cabrilla ojere
oguahẽvo ko'ẽti.

Rosada ha morotĩ
hesayju pytangy,
orraya pe kuarahy
osẽmbotárõ omimbi;
ojeroky panambi
mbyju'i ha mainumby,
la creación ombohory:
Niño ára hi'aguĩ.

Ko’ẽmbavove resẽ
recruza la vecinda,
rehetũ pe resedá
ha ku rosa pytãite,
rehechaseve seve
umi jardín florecida,
jazmín, clavel morotĩva
ndaho'i pe hyakuãngue.

Emiliano R. Fernández


PRIMAVERA
Transcurrió el tiempo del frío,
primavera ya llegó,
florecen montes y campos
brota el verde por doquier;
palos blancos y lapachos
desde lejos se divisan
y abrazadas a la selva,
dignas de verse, las flores.

Yerbas, arbustos y flores
por entero se despliegan,
se distingue ramilletes
con exquisitos primores.
Aspectos encantadores
trae este tiempo consigo:
cuando amanece se sienten
himnos de aves cantoras.

Al salir al campichuelo
todo es de azul profundo;
desde los cercos se escucha
un quejido de palomas;
patillos y benteveos,
las novias y alas-cruzadas,
mientras por arriba pasan
bandadas de tortolitas.

Desde la antigua capuera
las sartas charlotean,
los grandes ñandúes braman
y roncan los lechuzones;
el pavo, en el malezal,
ya alborota un poco más,
dicen albas chiricotes,
perdices como urogallos.

Los cocoteros floridos
ornan la senda a la chacra,
en los pindós aletean
cotorritas y pericos;
rechinando las cigarras
anuncian ya la sandía,
yvapovõs e yvavijús
rebosan sobre el camino.

Al ir hundiéndose el sol
el viento se calma más,
se ve al cachorro de luna
curvo y delgado en el cielo;
la estrellería titila
más bellamente que nunca;
las siete cabrillas giran
cuando llega la alborada.

El sol raya el firmamento
de rosado y albayalde,
de rojizo y amarillo
cuando está por relucir;
danzan juntos mariposas,
golondrinas, picaflores
y alegran la creación:
se acerca la Navidad.

Después del alba se sale
a cruzar la vecindad,
oliendo la resedá
y aquella rosa punzó
más y más se quieren ver
 esos jardines floridos;
 jazmines, claveles blancos
arropan con su fragancia.



Fuente:
ANTOLOGÍA DE LA POESÍA CULTA Y POPULAR EN GUARANÍ
Edidión bilingüe – Versión en español de
Introducción:
Colección: Imaginación y Memorias del Paraguay (4)
Edición de SERVILIBRO, especial para ABC COLOR
Dirección editorial: VIDALIA SÁNCHEZ
Diseño de tapa: Celeste Prieto
Asunción-Paraguay 2007 (103 páginas).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada