Recomendados

lunes, 25 de octubre de 2010

P. ANTONIO GUASCH , S.J. y P. DIEGO ORTIZ, S.J. - DICCIONARIO CASTELLANO - GUARANI / GUARANI - CASTELLANO - SINTÁCTICO- FRASEOLOGICO- IDEOLÓGICO / CENTRO DE ESTUDIOS PARAGUAYOS "ANTONIO GUASCH" (CEPAG).


DICCIONARIO
CASTELLANO - GUARANI
GUARANI - CASTELLANO
SINTÁCTICO- FRASEOLOGICO- IDEOLÓGICO
DÉCIMO TERCERA EDICION
GRAFÍA ACTUALIZADA
P. ANTONIO GUASCH , S.J.
Doctor en Filosofía por la Universidad Gregoriana
Profesor de Lenguas Clásicas e Idiomas Modernos.
P. DIEGO ORTIZ, S.J.
Licenciado en Filosofía por las Facultades de San Miguel (RA)
Licenciado en Historia Eclesiástica por la Universidad Gregoriana

APÉNDICES DEL DICCIONARIO
Breve noticia del habla guaraní
Síntesis gramatical - Fauna y flora del Paraguay
Nombres propios guaranizados - Nombres de parentesco
Vocabulario
CENTRO DE ESTUDIOS PARAGUAYOS
"ANTONIO GUASCH" (CEPAG)
Ediciones y Arte S.R.L.,
Manuel Domínguez 951 - Tel. y Fax: 445 862
Asunción, Paraguay 1996.


MAPA GEOGRÁFICO DEL IDIOMA GUARANÍ

PRÓLOGO A LA DECIMO TERCERA EDICION
Caro lector
Uno de mis amigos, que revisó el material del presente diccionario, me prometió hacer el prólogo. Me lo envió, y aquí pongo. Es el siguiente:
Reverendo Padre Guasch:
Desearía expresarle a usted por estas líneas algunas reflexiones sobre la nueva edición de su Diccionario Guaraní-Castellano y Castellano-Guaraní, parte de cuyos manuscritos usted, con tanta gentileza, me ha permitido examinar. Como ciudadano paraguayo que ama apasionadamente a su país y gusta de hablar en voces de la raza, que perduró en su lengua y sin ningún otro título o pretensión- me parece puedo decirle, de primera intención, que para su objeto el Diccionario es un verdadero monumento. Un monumento de erudición y maduro conocimiento. Y más que esto, una herramienta verdadera, la primera que conozco a partir del célebre Montoya. Esta nuestra lengua (postrada, semiahogada por la superposición de otra más moderna), mediante su diccionario, volverá a ser una lengua viva y completa, capaz de autogenerarse y, por decirlo así, recrearse.
Porque su Diccionario, querido P. Guasch, sirve ciertamente para enseñar el guaraní, pero sirve más para hacerlo aprender. Digo para hacerlo aprender, porque alrededor de cada una de sus voces y acepciones surge un mundo de sugestiones y reminiscencias de vocablos medio olvidados. Surgen también fecundos impulsos para la búsqueda de otros modismos útiles, por incuria poco empleados; y también para la audaz creación de voces nuevas, que sigan el ritmo de nuestro progreso.
Concretando mi pensamiento, puedo asegurar que, más que un cemente-rio de palabras muertas, el lector encontrará que florece en su Diccionario un huerto fértil y cultivado, donde ensayar de nuevo, todos juntos ahora, ordena da, metódica y científicamente, la creación del nuevo guaraní; del guaraní de nuestro tiempo; la formación de la lengua que es parte intima y honda de nuestra propia naturaleza y la mejor, si no la única, definición de lo paraguayo.
Por todo ello, quiera usted recibir el tributo de mi admiración y el homenaje de mi cariñosa simpatía".

Otro revisor del material se expresa en estos términos:
“En este Diccionario se puede buscar y encontrar lo más dulce, lo más ameno, lo más inspirado y espiritual para la educación y perfección humana mediante la lengua guaraní Cada dicción es una tesis con su desarrollo claro, terminante y objetivado. Puedo completar mi impresión, afirmando que su Diccionario es sorpresivo, completo y en varios puntos definitivo".
A estas palabras de los dos revisores (escritor y abogado el uno, y el otro profesor y pedagogo), añade el Autor que el libro que ofrece al público no ha salido de la nada. Ha tenido por base los diccionarios de Montoya (guaraní antiguo), Lemos Barbosa (tupí de Anchieta), Bottignoli, Mayans, Osuna Jover Peralta y otros.
El Autor se complace en tributar un agradecimiento merecido a los que le precedieran. También da las gracias, y muy sinceras, a los paraguayos competentes que le han asesorado y a varias de sus discípulos que le han ayudado en la preparación de esta novena edición. No especifico nombres, pues la lista sería larga. Termino deseando al lector agradables sorpresas, siempre dispuesto a sugerencias y críticas constructivas.
ANTONIO GUASCH, S.J.

PRÓLOGO A LA DÉCIMO TERCERA EDICIÓN
Las sucesivas y frecuentes ediciones de este Diccionario Castellano-Guaraní y Guaraní-Castellano, del recordado maestro padre Antonio Guasch, son sin duda prueba de la vitalidad de la lengua guaraní y de la utilidad de esta obra para su uso y manejo con propiedad y elegancia.
El uso de la lengua guaraní se extiende; cuenta cada día con mayor número de hablantes y es objeto de estudio en colegios, universidades y centros de diversa índole. Este Diccionario satisface tanto las necesidades de una consulta como incentiva la creación de un nuevo modo de decir; de ahí probablemente su éxito.
Se recogen en él las voces más tradicionales y comunes de uso ordinario, pero se abren también las puertas, con discreción, a neologismos que responden a nuevas realidades sociales y culturales de una lengua viva hablada en el siglo XX.
En estos tiempos, en que el guaraní junto con el castellano son declaradas por la Constitución lenguas oficiales del Paraguay, la obra del padre Guasch está llamada aprestar todavía grandes servicios a una sociedad que habla el guaraní con amor y con orgullo.
Asunción, 24 de setiembre de 1996.


CARACTERÍSTICAS DE LA PRESENTACIÓN DEL DICCIONARIO GUARANI EN SU 13º EDICIÓN
1) Acerca de la nueva grafía guaraní y de su pronunciación, que aparece tanto en la parte guaraní como en la castellana, puede verse una información detallada en la segunda parte de este diccionario.
2) No se ponen palabras anticuadas, inusitadas, sacadas sin más de Montoya, alargando inútilmente los acápites y embrollando el idioma.
3) En cambio, se indica en ciertos casos la antigüedad y abolengo de un vocablo de uso actual, empleado ya por los jesuitas Montoya y Anchieta, formidables cultivadores del guaraní y tupí, respectivamente.
4) Se incorporan los nombres de plantas y animales más conocidos; pero de intento se omiten los más raros, que no interesan sino a los especializados en ciencias naturales. Para éstos estará el diccionario del Dr. C. Gatti.
5) Se indican las características verbales ai, a, che, según la exigencia de cada verbo. La falta de estas características constituye un grave defecto en un diccionario guaraní, según opinan los entendidos.
6) Se añade a cada verbo o adjetivo su régimen propio: gui, hese, pe, me, según el caso. Detalle utilísimo para el estudioso del guaraní.
7) Tanto en la parte guaraní como en la castellana, se ponen con harta frecuencia sinónimos, antónimos y frases idiomáticas aclarativas del vocablo en cuestión. Con estas dos últimas características, el presente libro quisiera ser un léxico sintáctico y fraseológico. Y puede añadirse que es ideológico o ideoconstructivo, ya que con frecuencia se analizan los vocablos, y se contrastan y comparan las ideas afines por ellos expresadas.


SIGNOS Y ABREVIATURAS
(=) signo de igualdad, indica sinónimo o equivalencia de significado de un vocablo o frase.
(x) signo de multiplicar, indica un vocablo o concepto opuesto, un antónimo o también una idea afín.
( < ) la cuña indica procedencia o etimología.
( ) el paréntesis indica concepto accesorio, idea accidental, cosa menos necesaria que se puede dejar, o también algún ejemplo.
acrec. verbo acrecentado o incrementado.
asp. verbo aspirado.
cerc. verbo cercenado.
hisp. hispanismo.
imp. impersonal.
incr. incrementado, acrecentado.
intr. intransitivo.
irr. irregular.
lit. literalmente.
neol. neologismo, palabra nueva, formada por analogía.
osc. oscilante.
tran. verbo transitivo.
v. véase.
Las letras (A.), y (M.) son abreviaciones de los PP. Anchieta y Montoya (v. arriba, núm. 3).

NOTA importante sobre el acento ortográfico. El ideal será desterrar del guaraní los acentos ortográficos como los omiten el italiano, el inglés, el alemán, etc. En este Diccionario todavía conservamos el acento ortográfico en las palabras llanas y esdrújulas. Las palabras que se pronuncian con acento prosódico final, no las señalamos con acento ortográfico. Así se encontrará: óga, ára, péva, máramo, etc., con acento; y amo, kuehe, hova, hesa, etc., sin acento pintado en la última sílaba.


BREVE NOTICIA SOBRE EL IDIOMA GUARANÍ
1.- El Guaraní, llamado por los naturales avañe’ê, es idioma antiguo, uno entre los muchísimos que se hablaban ya antes del descubrimiento de América. Su hermano el tupí, que con el guaraní fue en tiempo de la conquista "lingoa geral", es hoy lengua muerta. Lo hacen revivir los universitarios del Brasil en gramáticas, método Ollendorf. En cambio el guaraní es lengua viva, usada en Corrientes y sobre todo en el Paraguay. El uso aunque no parejo del castellano y guaraní hace del Paraguay un pueblo bilingüe. Casos idénticos se repiten actualmente en la geografía lingüística. Cataluña, Galicia, Vasconia son bilingües. Suiza es cuatrilingüe, con cuatro idiomas oficiales. En Bolivia florecen tres lenguas independientes: español, kichua y aimára. Pero el bilingüismo del Paraguay es típico. Sin ser oficial el guaraní, es la lengua pujante y exclusiva del pueblo.

2.- El guaraní por otro lado perdura triunfante en el Paraguay. El médico, el sacerdote, el oficial del ejército, el comerciante, experimentan que el guaraní es el arma indispensable, el instrumento de primera necesidad. La guerra del Chaco (1932-35) no se hubiera ganado sin los comandos en guaraní. El guaraní es el habla del compromiso y de la intimidad, del amor y del dolor. El paraguayo ha mamado el guaraní. Con el guaraní se acuesta y con el guaraní se levanta de mañana. Por eso el guaraní no morirá, no puede morir.

3.- Cultivadores del guaraní y del tupí y libros publicados para su aprendizaje en los siglos XVII y XVIII los hubo a docenas. El venerable P. José de Anchieta abre brecha con su Arte (gramática) y dramitas en tupí (1595). Sigue el P. Araujo con su catecismo (1618). En el guaraní descuellan Figueira y Restivo y más que nadie un Montoya (Antonio Ruiz de), peruano (1584-1651). Honda admiración produce el hojear las páginas de aquellos viejos misioneros. Pasma el ver y palpar el inmenso tesoro lingüístico reunido en el catecismo bilingüe y en los dos abultados volúmenes: Vocabulario y Tesoro del P. Ruiz, como llamaban a Montoya.

4.- Las gramáticas de los autores citados (salvo la de Restivo, más bien difuso), son muy elementales, de poco jugo y sustancia, calcadas en las gramáticas latinas de entonces.
Es cierto que no todo el lenguaje de Montoya es actualmente aprovechable. Mucho material lingüístico y fraseológico es anticuado, apenas descifrable para el paraguayo del siglo veinte.

5.- Una obra benemérita de la filología sería la del que lograse depurar el Montoya anticuado y nos lo pusiera remozado en las vidrieras de las librerías. Dejando a un lado lo exótico e inservible, se tendrían que extraer todas las frases y giros actualmente en uso, o al menos fácilmente inteligibles y por ende utilizables.

6.- Esta depuración y vuelta a la vida de un gran caudal de dicciones e idiotismos, tendría que ir acompañada y completada por una búsqueda sagaz y empeñosa de palabras y giros del guaraní de la era nuclear, lenguaje genuino e incontaminado, cual es el que sale de la boca de las viejecitas desdentadas del tiempo de López, y campesinos, paraguayos a macha martillo y chapados a la antigua, que nunca o raras veces han hablado una palabra en el karaiñe’ê o castellano, aunque sí el jopará o entreverado tan común en las ciudades.

7.- De lo antiguo escrito, utilizable, y de lo actual hablado, corriente (o recóndito y medio olvidado), se podría formar el verdadero "tesoro" en el sentido de recipiente o ánfora de precioso contenido lingüístico. Allí irían a libar las exquisiteces del idioma, el público culto y más aún los selectos que se sintiesen con vocación al ministerio de la palabra y al no menos útil de la pluma.


II. RUDIMENTOS DE GRAMÁTICA GUARANÍ
Con el fin de hacer más provechosas las consultas de este Diccionario, se pondrán aquí los principios elementales de la gramática guaraní. Simples indicaciones, para cuya completa inteligencia, se tendrá que acudir al texto de la misma gramática ampliada. - Comencemos por lo más sencillo, la
1) FORMACIÓN DEL PLURAL.- El plural del sustantivo se obtiene por medio del sufijo kuéra, por ejemplo: mberu (mosca), mberukuéra O por el contexto y sin nada se entiende ya que es plural.
2) NOCIÓN DE DEPENDENCIA O CASO GENITIVO.- El genitivo se obtiene por la mera inversión de los dos nombres castellanos, sin ninguna preposición; yvága rape: camino del cielo, óga jara: el amo de casa, che mba'e. cosa mía (de mí).
3) COLOCACIÓN DEL ADJETIVO.- El adjetivo calificativo (sin verbo) se coloca como en castellano: yvoty morotî: flor blanca.- El adjetivo predicativo de tercera persona va precedido de "i", ko óga iporâ: esta casa es linda; ipuku pe karia'y: es alto ese joven; ko’â óga naiporâi: estas casas no son lindas. El plural y singular de los adjetivos son iguales.
4) NUMERALES.- Son pocos los de abolengo guaraní: peteî, mokôi, mbohapy, irundy (uno, dos, tres, cuatro). Heta, mbovy: muchos, pocos. Los numerales que faltan, pueden suplirse por otros formados analógicamente.
5) CARACTERÍSTICAS PERSONALES DE LOS VERBOS.- En el Diccionario unos verbos llevan (a), otros (ai) y los restantes (che) antes de su letra inicial. Son las características personales de los tres grupos principales de verbos: areales, aireales (o iantes) y chendales. El paradigma de todas las características es el siguiente:
a, ái, che - re, réi, nde - o, ói, i: yo, tú, él.
ja, jai, ñande - pe, péi, pende - o, ói, i: nosotros, vosotros, ellos.
Quedan ro, rói, ore: para nosotros "restringido".
Estas características nos muestran que la conjugación guaraní es prefijadora. Diferencia radical, si comparamos el guaraní con el latín, castellano y demás lenguas indoeuropeas, cuyas conjugaciones son sufijadoras: am-o, am-as, am-a, en griego: fil-ó, fil-éis, fil-éi y en guaraní a-hayhu, re-hayhu, o-hayhu.
Los pronombres personales son:
Che, nde, ha'e, ñande, ore, peê, ha'ekuéra:: yo, tú, él, nosotros (nosotros, restringido) vosotros, ellos.
Tales pronombres quedan fuera de la conjugación estrictamente dicha.

6) LAS TRES CLASES DE CONJUGACIÓN REGULAR:
a) Conjugación de un Verbo A real.
(che) apuka / (yo) río
(nde) repuka / (tú) ríes
(ha'e) opuka / (él) ríe
(ñande) japuka / (nosotros) reímos
(ore) ropuka / (nosotros) reímos (restringido)
(peê) pepuka / (vosotros) reís
(ha'ekuéra) opuka / (ellos) ríen

b) Conjugación de un Verbo Iante o Aireal
aipota / deseo
reipota / deseas
oipota / desea
jaipota (reipota) / deseamos (deseamos restringido)
peipota            / deseáis
oipota / desean

c) Conjugación de un Verbo Chendal
che japu / miento (= mentira de mí, mía)
nde japu / mientes
ijapu / miente
ñande japu / mentimos
ore japu / mentimos (restringido)
pende japu / mentís
ha'ekuéra ijapu / mienten

7) Tiempos del verbo
apukámi, apukúta / yo reía (imperfecto)
apuka va'ekue / yo reí (perfecto)
apukáne = apuka va'erâ = apukáta: yo reiré (futuro)
y así en los demás verbos.
NOTA.- Los pronombres entre paréntesis se pueden omitir.

8) IMPERATIVO.- El imperativo afirmativo o el mandato se obtiene cambiando la segunda persona del indicativo repuka en epuka o sea re por e . El imperativo negativo o prohibición se expresa por ani, más la segunda persona del indicativo tal cual: ani repuka, no (te) rías.

9) FORMACIÓN DEL VERBO.- El deseo o voluntad de hacer algo se expresa por el sufijo se acentuado: aha (voy), ahase (quiero ir); ndoúi (no viene), ndouséi: no quiere venir.
Con el prefijo átono mbo o mo convertimos el "hacer algo" en "hacerlo hacer" a otro. Aguata, asé: camino, salgo. Amboguata, amosê: hago caminar, hago salir. El sufijo uka (agudo) viene a servir para lo mismo, por ej.: ahendu (oigo), ahendu-uka (hago oír): contar, narrar.

10) RÉGIMEN DE LOS VERBOS.- El régimen de los verbos en guaraní es muy delicado (como en cualquier lengua). Por esto en el Diccionario se indica el régimen. Ver y mirar, olvidarse y acordarse en castellano tienen el mismo régimen dos a dos. Pero en guaraní es muy distinto. Él te ve, él te mira es: ha'e nderecha, ha'e oma'ê nde rehe. Se acuerda de mí, se olvida de mí es: imandu’a cherehe, hesarái chehegui. Gran falta es omitir la indicación del régimen en un diccionario.

11) MODOS O EL USO DE LAS PROPOSICIONES EN GUARANÍ.- Esta materia no está exenta de dificultad. Y es la más interesante e instructiva de una lengua. Los modos latinos, los modos griegos hacen sudar a los estudiantes, pero los adiestran y adentran en el idioma.
Analizando nuestros pensamientos o afectos que expresamos por palabras, hallaremos proposiciones u oraciones de varias clases: finales, causales, temporales, concesivas, de relativo, etc.- Ahora bien el que las sepa manejar debidamente, podrá expresarse con precisión en todo momento. Y esa exactitud y precisión en deslindar los conceptos, nos la ha de enseñar la gramática. ¿Y quién lo dijera? Inútilmente se buscará un tratado de modos o sintaxis en general en las gramáticas antiguas o modernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada