Recomendados

viernes, 9 de abril de 2010

RUBEN ROLANDI - MITÃ’I AKÃHATÃ MOKÕI y ÑANDU / Fuente: NARRATIVA PARAGUAYA DE AYER Y DE HOY TOMO II (M-Z) de TERESA MÉNDEZ-FAITH.


CUENTO de
RUBEN ROLANDI
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
.
MITÃ’I AKÃHATÃ MOKÕI
Oikóndajekoraka’e mokõi mitã’i akãhatã amoite, amoite, mombyry. Upéinte peteĩ ára okypa rire oho hikuéi ynambu jukávo ñu kakuaápe, ha ogueraha hapykuerikuéra hymba jaguami. Iñakãraku hikuéi ynambukuéra rehe, ha upe ñu mbytépe oĩ peteĩ tóro ñarõ. Omuñapyrémakatu chupekuéra. Odipara mokõivéa ha peteĩva oho ho’a yvykua ndepypukupajepévape. Amoite huguápe oĩra’ehína peteĩ mbói oikéva ha ho’a hi’ári ko mitã’i. Okápe oĩ tóro ñarõ ha yvykuápe mbói chumbe.
Upépe mitã’imi imandu’a itiamíre omanova’ekue, he’iva’ekue chupe: "Tóro nembyapuráramo San Marco hína ijára, ha mbói San Silvestre". Ohenói mitã’imi mokõivéa sántope, ha ohendúvaicha chupe, mbói ni ndoku’éi, hahymba jagua tóro ñarõpe omuña. Osẽ mitã’i yvykuágui ohopa hese hógape, ha upeguie ko’agaite peve ojeheja guyra jejukágui.
... ha upépe opa.
.
De: Opáicha oñemombe’u ha Rubén Rolandi péicha ombyaty
(Asunción: Editorial Don Bosco, 1994)
.
DOS NIÑOS TRAVIESOS
Cuentan que dos niños traviesos vivían allá, allá, lejos. Un día, después de una lluvia, los dos fueron a matar perdices aun enorme campo, llevando con ellos a sus perros. Ambos estaban muy pero muy entusiasma dos en la tarea de matar perdices. Cuando, de pronto, en medio del campo, vieron a un bravo toro que al verlos a ambos, los persiguió. Mientras corrían desesperadamente, uno de los niños cayó en una profunda zanja, en cuyo fondo había sido dormía una serpiente. Afuera estaba el toro bravo y en la zanja una serpiente chumbe, muy ponzoñosa.
Fue en ese momento que el niño recordó las palabras de su tía, quien siempre le decía: "Si te persigue un toro invoca a San Marcos, o si te acecha una serpiente invoca a San Silvestre, ellos te protegerán". Fue así que el niño invocó el nombre de ambos santos, y el milagro se produjo, pues la serpiente ni se movió, y el toro fue alejado del lugar mediante los ladridos del perro del niño. Salió el niño de la profunda zanja, y regresó a su casa. Desde aquella vez, y hasta hoy día, jamás volvió a matar pájaros.
... y allí se acabó el cuento.
.
De: Opáicha oñemombe’u ha Rubén Rolandi péicha ombyaty
(Asunción: Editorial Don Bosco, 1994)
.
ÑANDU
Oĩmbariréma oĩva’erã yvy apére ñandeko oiko kóa ko mba’e. Yma, ymándaje, moõmbonimbo; avave upéa ndoikuaái.
Oĩjekoraka’e peteĩ ñu ndekakuaajepéva, ha upépe oĩmbaite mymbakuéra opaichagua. Ha upégui oñepyru’ypyraka’e oveve umi mymba ovevesévaguie.
Oveve Aguapeasa raẽteve, upéi Mbyju’i, Ñakurutũ, ha upéicha ohohína hese, ovevejoa umi ovevesévaguie.
Ha upéitendajeko ovevemava’erã Ñandu, peteĩ ka’aruete oikopáma chupe ipepo. Upe pyhare ha’e ndokéi, ipy’ápe ñande he’i: “Tojeguerekóke chereñembyahyiove umi guyra michĩvéva, peteĩteĩ ha’upava’erã; hetaitereíma oĩ ovevéva".
Ko’ẽju rupi Ñandu ojetyvyrovyro. Kuarahy osẽ vaivai rupi oipysopyrémakatu ipepo. Hatãitemi osẽ oho ñúre oha’ãvo jeveve, oñakãtĩparo ha ohopaite hese yvýpe. Upeicharupikohína Ñandu ipepo ha ndovevéi.
... ha upépe opa.
.
De: De: Opáicha oñemombe’u ha Rubén Rolandi péicha ombyaty
(Asunción: Editorial Don Bosco, 1994)
.
ÑANDU (AVESTRUZ)
Cuentan que después que Dios hizo el mundo, hace mucho, mucho tiempo, ocurrió esto, allá, allá. ¿Dónde? Quién sabe dónde.
Allí había un enorme campo, donde vivían animales de toda clase. De ese lugar, empezaron a volar todos aquéllos que querían volar.
Así, voló el Aguapeasa, después el Mbyju’i, y el Ñakurutũ, y así fueron volando todos aquéllos que querían volar.
Luego le llegó el turno de volar al Ñandú, y cuentan que una tarde, al oscurecer, le terminaron de hacer sus alas. Se pasó la noche entera sin poder dormir, pensando y diciéndose a sí mismo: "Que se cuiden de ahora en más todos aquellos pájaros más pequeños, pues cuando yo sienta hambre, de a uno los iré comiendo. Ya son demasiado los que vuelan". Al alba, despertó y se desperezó. Apenas iba despuntando el sol, cuando el Ñandú desplegó sus alas, y se echó a correr raudamente por el enorme campo, procurando volar, mas... de repente, se cayó pesadamente llevando su cabeza contra el suelo. No pudo volar, por más que quiso. Es por eso que el Ñandú tiene alas, pero no vuela.
... y allí se acabó el cuento.
De: De: Opáicha oñemombe’u ha Rubén Rolandi péicha ombyaty
(Asunción: Editorial Don Bosco, 1994)
.
Fuente: NARRATIVA PARAGUAYA DE AYER Y DE HOY TOMO II (M-Z)
Autora:
TERESA MÉNDEZ-FAITH ,
Intercontinental Editora, Asunción-Paraguay 1999.
De la página 441 a la 847.
Ilustraciones: CATITA ZELAYA EL-MASRI
Enlace a:
NARRATIVA PARAGUAYA DE AYER Y DE HOY - TOMO I (A-L)
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada