Recomendados

viernes, 9 de abril de 2010

MIGUEL ÁNGEL VERÓN - TETÃYGUA ÑEMOMORÃ TEKOMBO’E MOKÕIVE ÑANE ÑE’ẽ REHE / SENSIBILIZACIÓN SOCIAL HACIA LA EDUCACIÓN BILINGÜE


TETÃYGUA ÑEMOMORÃ TEKOMBO’E MOKÕIVE ÑANE ÑE’ẽ REHE
SENSIBILIZACIÓN SOCIAL HACIA LA EDUCACIÓN BILINGÜE
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
.
Mba’épa oikova’erã tetãyguakuéra omomorã haĝua peteĩ mba’epyahu:
— Tenonderãite oikuaaporãva’erã, ha pevarã oñemyesakãva’erã chupe.
— Oĩva’erã peteĩ polítika oiguyru ha ombohapéva mba’epyahu ñemboguata.
— Oĩva’erã polítika ñe’ẽ rehegua, Paraguáipe ndaipóriva. Estado omyakãva’erã péva pe polítika.
Mba’érepa ñaikotevẽ polítika ñe’ẽ rehegua:
— Jaikuaa porã haĝua moõ gotyopa jaháta ha mba’épa jajapóta ñe’ẽnguéragui.
— Paraguáipe máramo ndaipóriva peichagua polítika, jepémo oĩ ñensuguýpe.
— Ñamombarete haĝua ñane ñe’ẽnguéra ha ñande reko Paraguái háicha.
Mba’eichagua polítika ñe’ẽ reheguápa ñaikotevẽ:
— Oñemohendapyréva ha oúva Estado guive ha ojoajúva tetãygua remiandúre.
— Omombarete ha ombojojáva mokõive tetã ñe’ẽ tee: guarani ha castellano.
Oykeko ha omombaretéva indígena-kuéra ñe’ẽ ha oipe’áva okẽ jaikuaávo mbohapy térã hetave ñe’ẽ.

Tekombo’e mokõi ñe’ẽme ko’áĝa meve:
— Ministerio de Educación y Cultura añónte omba’apo hese.
— Estado tuicha háicha ndoykekói chupe, oñemolómo uvei chugui.
— Estado ndoiporúi rupi hembiapópe ha ndorekóire valor económico tetãyguakuéra nomomba’éi guarani.
— Oguata polítika ñe’ẽnguéra rehegua’ỹre, ha péicha rupi nahesakãi moõpa oñeĝuahẽse.
Tekombo’e mokõi ñe’ẽme ndoku’eporãi
— MEC omba’apóre ha’eño mokõive ñe’ẽ ñemyasãime ha Estado ndoiporúire guarani.
— MEC ha mbo’ehao rembiapo año ndohupytýi oñemombarete haVua tetã ñe’ẽ teekuéra, Estado tuichaháicha oiporuva’erã umi ñe’ẽ.
— Estado háicha noñemba’apói rupi oñemombarete haVua guarani, peichagua tekombo’e ho’a vosa revi sorópe.
— MEC ha mbo’ehao oho peteĩ tapére ha Estado tuichaháicha oho ambuére.
.
MBA’ÉPA JAPOKUAA OÑEMOMBARETE HAGUA MOKÕIVE ÑANE ÑE’Ẽ TEE
1. Ñamombarete joaju Estado ha tetãyguakuéra ndive.
2. Oñembojoja jeporúpe guarani ha castellano. “modelo de acción positiva” guaraníme ĝuarã.
3. Ñanohẽ ko 2010 ñande Ley de Lenguas.
4. Revisar profundamente la educación bilingüe y relanzarla en el 2011.
5. Bilingüizar el estado paraguayo.
6. Llevar adelante una campaña nacional de alfabetización de jóvenes y adultos en guarani.
7. Trabajar la actitud positiva de la población paraguaya hacia la educación bilingüe. Campaña nacional.
8. Ñamba’apo túva ha sykuéra ndive hogapýpe oñe’ẽ haĝua iñemoñarekuéra ndive guarani ha castellano.
9. Investigar y conocer algunas experiencias exitosas de normalización lingüística desarrolladas en otros países que nos pueden ayudar para la normalización del guaraní.
10. Mejorar los métodos y las técnicas de enseñanza de las lenguas.
11. Jaiko ñe’ẽmyasãihára ramo.
.

TETÃYGUA ÑEMOMORÃ TEKOMBO’E MOKÕIVE ÑANE ÑE’ẽ REHE
SENSIBILIZACIÓN SOCIAL HACIA LA EDUCACIÓN BILINGÜE
.
Vy’apópe amoneĩ ñepeipirũ oñemoĝuahẽva’ekue chéve ajumívo amyasãi che remiandu ko mbohapyha ñomongeta Tekombo’e Mokõive Ñe’ẽme rehe. Chembovy’a ko’áĝa rupi oĩmievére yvytu pyahu mokõive ñane retã ñe'ẽ teépe ĝuarã; 40 ary ñande rapykuévo mbo’ehára arandu Pedro Moliniers ha ambueve mbo’ehára ojeruremava’ekue oñembo’e haĝua guarani opaite mbo’ehaópe ko tetãme, ha MEC-pe tembejeguaru ha ñembohorýpe oñembotove chuguikuéra hembijerure. Ko’áĝa rupi, iñapysẽ mbareteve ko’ẽpyahu omboguéva pyhare pukuete oñuava’ekue ñane retã hetaitei ary, ha demokrásia ipyenda miẽ rire, guarani ñe’ẽ ha Paraguái reko teépe oĝuahẽ ñepyrũ ko’ẽju, oĩvére jepy’apy ha ñemongu’e hesekuéra.
Chembovy’a ko’áĝa, 16 ary oñepyrũ rire tekombo’e mokõi tetã ñe’ẽ teépe, tetãyguakuéra, MEC, CNB ha ambueve institución jaguapýre javichea mba’éichapa ñamba’apo jajúvora’e, ikatu haĝuáicha oiméramo jajavy –ha añetehápe heta mba’épe ñañetĩkutu vaimíkuri- ñamyatyrõ jajapovaiva’ekue ha jajevy ñande jehe. Mba’e tuichavéva ojejapova’ekue tekombo’épe ñane retãme ningo ha’e Tekombo’e mokõive ñane ñe’ẽ teépe ñemoñepyrũ ha ñemboguata, ha pevarã heta tapicha oñemongu’e ha oñepia’ãvakue, katu ko’áĝa, ñamañávo ñande rapykuerére, jajuhu nosẽporãmbái hague ñane rembiapokue. Ary ohasava’ekuépe karai Ministro Riart he’i Tekombo’e Ñemyatyrõ ho’a hague vosa revi sorópe, total fracaso he’íkuri ha’e. Katu péva iporãva’erã ñahesa’ỹjomi mba’eichakuépa, mba’épa ha moõpa ojejavy, mba’épa oñemyatyrõva’erã hamba’e. Peteĩva umi ojevichea ha oñemyatyrõva’erã tekombo’e ryepýpe ha’e pe mokõi ñe’ẽme ñehekombo’e.
Todos y todas sabemos que una educación bilingüe debe responder a una planificación lingüística y ésta a una política lingüística. Si revisamos la historia paraguaya, la colonial y la independiente, encontraremos que nunca hubo una política lingüística abierta y planificada, pero sí una encubierta e implícita, y ella ha sido no la consolidación del bilingüismo sino la imposición del monolingüismo castellano. Las excepciones fueron islas nada más, como en las reducciones jesuíticas y durante el gobierno del Dr. Francia. La política de imposición del monolingüismo castellano y la eliminación de la lengua guaraní y todo vestigio de la identidad paraguaya se inició después de la guerra genocida de la Triple Alianza, donde los vencedores decidieron que “para matar al Paraguay primero hay que matar esa maldita lengua (el guarani)”. Prueba de ello es que el 7 de marzo de 1870, apenas seis días de la culminación de la guerra, el gobierno marioneta de Cirilo Antonio Rivarola prohibió por resolución la utilización de la lengua guaraní en las escuelas[1].
Ahora, a un año de la celebración de los doscientos años de la independencia nacional, es el momento oportuno para plantearnos rectificaciones históricas como pueblo, para superar nuestra centenaria alienación cultural y lingüística. Creo, y estoy profundamente convencido, de que gran parte de los problemas endémicos con que tropezamos como pueblo devienen de la política guaranicida que se ha impuesto en nuestro país, que pretendió anular la lengua mayoritaria y vector de la cultura paraguaya, el guaraní, y la propia identidad paraguaya, hecho que produjo en nosotros como pueblo una profunda baja autoestima y una actitud xenocéntrica, ja’apo’i ñande reko ha ñamomba’eve teko ambue. El Bicentenario no debe ser solo un acontecimiento para celebrar y festejar, sino para reencontrarnos con nosotros mismos, para fortalecer nuestra identidad y de ser orgullos y orgullosas de lo que somos y tenemos como paraguayos y paraguayas.
Debemos como país diseñar e implementar una política lingüística. Léi Guasu ningo ombohapemavoi péva art. 140-pe, katu ko artículo oñehakã’i’ova’erã, ha péva ojejapóta Leirã Ñe’ẽnguéra rehegua rupive, tekotevẽtémava osẽ ko 2010-pe. En nuestro país, sin entrar a hacer apreciaciones de su efectividad, existen políticas para diversos ámbitos; así hay política de salud, política educativa, política agraria, política social, política de seguridad, política de empleo, etc. A la par de estas políticas también debe existir una política lingüística. ¿Y hacia dónde debe apuntar dicha política? Debe apuntar a que todos los paraguayos y paraguayas manejemos con competencia el guaraní y el castellano, las dos lenguas oficiales, y también hablemos otras lenguas.
La Educación Bilingüe, claro está, debe desprenderse de una política lingüística y responder a ella. Si hablamos de política lingüística estamos hablando de política de estado. Creo que hasta ahora el Ministerio de Educación y Cultura ha trabajado muy solo en la magna y patriótica tarea de bilingüizar el país. La educación o el sistema educativo es muy importante para enseñar y normalizar las lenguas, pero su trabajo es limitado e insuficiente. Las escuelas -y a veces los y las docentes de guaraní solos- impulsan la educación bilingüe, pero el Estado en su conjunto funciona única y exclusivamente en una de las lenguas oficiales: el castellano. ¡Que incongruencia¡ La educación va por un rumbo y el accionar del Estado fundamentalista paraguayo por otro. Se encara el proceso enseñanza-aprendizaje en forma bilingüe, pero la cédula de identidad -nada más y nada menos el documento que identifica a cada ciudadano/a[2]- no se expide en las dos lenguas oficiales, el estado discriminativo paraguayo la expide en forma bilingüe pero castellano-inglés[3]. Inculcamos el uso de las dos lenguas oficiales en las escuelas, pero la página web de la Presidencia de la República y casi las de todos los ministerios se leen solo en castellano, inclusive uno de los ministerios hasta hace poco tenía la web en castellano y portugués. Pedimos a los alumnos y las alumnas que en forma coordinada utilicen las dos lenguas oficiales, en forma oral y escrita, pero las leyes, los decretos, la señalética, los carteles en todo el país se leen solamente en una de las lenguas oficiales: el castellano. Se trabaja desde el MEC para encarar una educación bilingüe guarani-castellano en las escuelas pero la mayoría de los ministros del poder ejecutivo, los magistrados e inclusive los docentes y funcionarios públicos no conocen o no hablan el guaraní.
Por otra parte, el Ministerio de Educación y Cultura, y otros organismos internacionales, cuando hablan de analfabetismo presentan al país como si fuera monolingüe. Según la PNUD[4] en Paraguay el analfabetismo asciende al 3% en la comunidad castellano hablante y 13% en la comunidad guaranihablante, pero yo me pregunto analfabetismo en qué lengua. Estos datos son de analfabetos en castellano. Me pregunto por qué el MEC no realiza un estudio de analfabetismo en guaraní, por qué en forma tan discriminativa y absolutista desconoce completamente una de las lenguas oficiales y habla solamente en función de una de ellas. El analfabetismo en guaraní en Paraguay probablemente asciende al 95% de la población. Entonces se debe hablar de analfabetismo en castellano y no de analfabetismo en general.
Me pregunto si en las condiciones descriptas se puede encarar con éxito la educación bilingüe. Si no abordamos esta realidad, si no nos quitamos como país nuestra máscara, si no dejamos de lado la hipocresía, la educción bilingüe seguirá con su derrotero de fracasos, y seguiremos haciendo discursos vacíos y nuestras declaraciones no pasarán de ser aforismos. Entonces, qué hay que hacer. Yo diría que aprovechemos el Bicentenario. Las instituciones y organizaciones que trabajan la promoción de la lengua guaraní, los gestores de la lengua como nos llaman algunos, venimos trabajando con la Comisión de Conmemoración del Bicentenario y el propio MEC, para organizar un evento grande lo antes posible, de manera a diseñar acciones a encarar dentro de la conmemoración del bicentenario para impulsar con más fuerza la normalización de la lengua guaraní y la bilingüización real del Paraguay. Se nos abren las puertas ahora y debemos aprovechar la ocasión. Si dejamos pasar el bicentenario habremos perdido una gran oportunidad y tendremos una gran deuda ante la historia. Para que la educación bilingüe sea exitosa, repito, el MEC necesita el respaldo y el acompañamiento del Estado en su conjunto, de una política clara del estado paraguayo, y, naturalmente, también del apoyo de la sociedad. Y esto se está dando. Hasypeve jajokupyty ha ñamboyke’imi ñopichãi, péva ohechauka ñande ajumahañaína.
Cuando hablamos de educación bilingüe generalmente nos centramos más en el guaraní. Esto es lógico porque el componente débil de la educación bilingüe es el guaraní y no las dos lenguas, es decir el guaraní y el castellano. Coincido con el padre Mileà cuando que dice que somos un país diglósico y no bilingüe. Para encarar una educación bilingüe en una sociedad diglósica la lengua minorizada debe tener un tratamiento especial, se debe aplicar un modelo de acción positiva[5] a favor del guaraní, ya que es la lengua discriminada por largas décadas en nuestro país y la que ahora queremos normalizar. La lengua de Castilla tiene todo: prestigio, normalización, normativización, aceptación de toda la población. El guaraní, en cambio, no goza del mismo prestigio, es una lengua minorizada, no está normalizada ni normativizada, y una buena parte de la población –especialmente la élite castellanista- no lo acepta y tiene actitud adversa contra él. Para mejorar la enseñanza de castellano habría que revisar y mejorar la metodología, y con eso gran parte de las dificultades habrán encontrado solución. Repito, el castellano no precisa casi nada, y el guaraní precisa casi todo. Por ello en adelante me remitiré solamente al guaraní, y ya no a la educación bilingüe
Ko’ápe ambohysyimíta tembiapo tuicha ha michĩva ikatúva ñamboguata pya’etemi ko Bicentenario kuápe, ha avei umi kurivévo ĝuarãva, ñamombarete potávo ñande reko ha ñane ñe’ẽnguéra.
- Ñamombarete joaju Estado ha tetãyguakuéra ndive. Ko ñomongeta jajapovañaína ningo heñói jajokupyty rupi Estado ha tetãyguakuéra aty omba’apóva guarani ñe’ẽ ñemyasãime; ko joaju tekotevẽ ñamombareteve ha ñahendu avei umi ñe’ẽ poruharakuérape, ha ani ñande opavave rérape jajapopase opa mba’e. Ko’áĝa oĩhína heñói haĝuáicha Ñanduti Guarani Ñemombareterã-Ñanduti Social por la lengua guaraní, oĩmbatahápe aty ha tapicha omyakỹva kamisa lómo guarani rehe.
- Ñanohẽ ko 2010 ñande Ley de Lenguas. Péva ndaikatuvéima opytávo tapykuépe. Ñande joaju rupi ñaimeva’erã tekotevẽramo opa ára Parlamento-pe ha ñañomongeta parlamentario-kuéra ndive, jajapo tyapu medio de comunicación oĩvéva rupi ñane ñe’ẽ oñehendu haĝua, ñañomongeta ha ñamoinge opaite tetãygua akãme tekotevẽtereimaha osẽ ko léi.
- Revisar profundamente la educación bilingüe y relanzarla en el 2011. No se puede seguir con la educación bilingüe así como está, sin el uso oficial y social, y sin valor económico de una de las lenguas de enseñanza: el guaraní. No se puede seguir con supervisores/as, directores/as y docentes con profundos prejuicios y aversión contra el guaraní. En la institución donde enseño en San Lorenzo hay docentes que afirman que no hablan ni quieren aprender el guaraní, y se deduce, por ello, que no lo enseñan. Ha mba’éichapa piko péicha ñamboguatáva tekombo’e mokõi ñe’ẽme. Se debe crear conciencia entre los docentes, cambiarles de actitud y formarlos para que sean competentes en las dos lenguas oficiales.
- Bilingüizar el estado paraguayo. Mientras se apruebe la Ley de Lenguas y se apliquen sus prescripciones, podemos encarar campaña, siempre en el marco de la sinergia entre distintas instituciones, el MEC y la Comisión Bicentenario, para que todos/as los y las funcionarios/as del estado sean bilingües. La Secretaría de la Función Pública está desarrollando cursos de guarani para funcionarios públicos, pero son muy limitados en cuanto a alcance y duración. Debemos impulsar la bilingüización de todas las señaléticas, páginas web, documentos oficiales y letreros desde el aeropuerto hasta las rutas del país, de manera que los y las estudiantes vean, palpen sus dos lenguas oficiales, y para que el Guarani tenga valor económico. Por otro lado, hay que buscar la manera de concretar un pedido que se le acercó al Presidente Lugo antes del 15 de agosto de 2008, que en todos los ministerios y secretarías se creen asesorías lingüísticas, donde estén profesionales de la lengua guarani para incorporar efectivamente el uso de la lengua guarani junto al castellano. Kova’ỹre ningo itukãñorairõ ko tekombo’e mokõi ñe’ẽme ñemboguata ha jajapóva ho’apáta vosa revi sorópe.
- Campaña nacional de alfabetización de jóvenes y adultos en guarani. Afirmé en párrafos anteriores que probablemente el 95% de la población paraguaya es analfabeta en guaraní, es decir, que no sabe expresarse en forma escrita en la lengua mayoritaria del país. Esta es probablemente la estafa más grande que se ha cometido contra el pueblo paraguayo. A los y las guarani hablantes históricamente se les amordazó y se les quitó la posibilidad de pensar, de comunicarse y vivir en su lengua. Estoy más que seguro de que el presente y el futuro de la lengua guaraní depende de esta histórica decisión, porque de lo contrario no tendría sentido la publicación de los documentos públicos en ambas lenguas oficiales, o la publicación de periódicos en guaraní, si solo el 5% de la población los entenderá y los leerá. Los cursos de alfabetización de jóvenes y adultos que desarrolla el MEC son más bien alfabetización en castellano; sé que también son bilingües pero son insuficientes e insignificantes para que todos los y las paraguayos/as sepamos comunicarnos en forma oral y escrita en las dos lenguas oficiales. Las lenguas ágrafas corren el riesgo de desaparecer en el mundo globalizado de hoy, donde desaparecen dos lenguas cada mes. Para garantizar la vitalidad del guaraní y por ello el fortalecimiento del bilingüismo paraguayo debemos cultivar la escritura en guaraní, de manera que sus hablantes puedan usar su lengua en forma escrita en la vida cotidiana, tomar apuntes en la agenda, enviar mensaje por teléfono, enviar correos electrónicos, remitir notas a las autoridades, escribir actas, etc.
- Trabajar la actitud positiva de la población paraguaya hacia la educación bilingüe. Muchos niños y niñas, inclusive papás y mamás[6], no ven la importancia de aprender el guaraní y por eso tratan a la lengua con desdén. Con una población con prejuicios y con alto grado de alienación cultural y lingüística será muy difícil desarrollar una educación bilingüe exitosa. Mba’e jajapova’erã ñambotatapeju haĝua ko’ã jejavy ha ñamomorã mokõive ñane ñe’ẽ. Estado oinvertímanteva’erã pevarã; oñenohẽva’erã aranduka, afiche ha ambueve marandu jahesape’a haĝua ñane retãyguakuérape; ñañe’ẽ tetãyguakuéra ndive, ko’ýte mbo’eharakuéra ndive, ñanohẽ marandu puhoe ha kuatiahaipyre rupive. Jajoaju ha ñañe’ẽ opaichagua medio de comunicación-gua ndive ñanepytyvõ haĝua ko tembiaporãme, ñañe’ẽ tupão motenondeharakuéra ndive, toiko ñembo’e opaichagua mokõive ñe’ẽ teépe. De esta manera, sociedad y estado uniremos nuestras fuerzas para superar nuestra alienación cultural y lingüística y revitalizar nuestra identidad; así podemos ser orgullosos de tener dos lenguas, de ser paraguayos y paraguas con todas nuestras virtudes y limitaciones.
- Ñamba’apo túva ha sykuéra ndive hogapýpe oñe’ẽ haĝua imbembykuérandi guarani ha castellano. Elke Montanari[7] en su libro Crecer en una familia bilingüe explica metodológica y científicamente cómo se puede trabajar en la escuela y en la casa para formar niños, niñas y jóvenes bilingües. La autora sugiere que en la casa el papá y la mamá se pongan de acuerdo para hablar las dos lenguas a sus hijos de manera que las aprendan bien en forma coordinada. Así, por ejemplo, la mamá puede hablarle al hijo o la hija siempre – en la casa, en la calle, en el trabajo- en castellano, y el papá en guaraní en todas las situaciones comunicativas. Así el niño o la niña hablará siempre con su mamá en castellano y con su papá en guaraní y aprenderá con competencia ambas lenguas ya en la casa. Creo que esta es la mejor manera de formar personas bilingües. En Paraguay podemos hacer campañas para crear este tipo de hábitos en la familia, pero –claro está- que debemos sensibilizar primero a los progenitores, ayudarles a superar el colonialismo lingüístico que tienen tan hondamente en la mente. Ñañe’ẽmboyve sy ha tuvakuéra rehe tuichaháicha, ñañepyrũva’erã ñande raẽ; aikuaa heta mbo’ehára, guarani mbo’ehára jepe, nombohasáiva iñe’ẽnguéra iñemoñarépe. Ja’e ha japóva ohova’erã ojopóre, ha ojopoíramo hikuái katu ja’a tovamokõime, ha péicha ndajahamo’ãi mamove.
- Investigar y conocer algunas experiencias exitosas de normalización lingüística desarrolladas en otros países. Las experiencias exitosas muy importantes, pero sin copiar ni importarlas. El Pa’i Melià, gran investigador de la lengua guaraní, afirma que: “Ninguna de las experiencias que han sido llevadas a cabo con bastante éxito por países y naciones que se vieron desposeídos de su lengua propia –Finlandia, República Checa, Israel, Cataluña, país Vasco y otros- se aplican en el Paraguay, e incluso se piensa que no se pueden aplicar”[8]. Heta ñe’ẽ oiko’ipaitema va’ekuéma ningo oñemombarete ha oñembohekoresãi jey ambue yvýpe; jahechána umíva ha javichea mba’épa ñande jaiporukuaa chuguikuéra.
- Mejorar los métodos y las técnicas de enseñanza de las lenguas. Para mejorar la actitud de los niños, niñas y jóvenes en las escuelas debemos mejorar los métodos y las técnicas de enseñar guarani y castellano. Tavusuhápe jeyvéramo mitã ha mitãrusukuéra noñe’ẽi guarani, katu oikuaa iñe’ẽtekuaa; okaháre temimbo’ekuéra sa’ieterei oiporukuaa castellano. Temimbo’ekuéra omohu’ã mbo’esyry porundyha térã mbohapyha nivel medio-pe ha ndoiporukuaái hekópe castellano ha guaraní. Mbo’eharakuéra hatãiterei ñe’ẽtekuaápe ha nombo’éi ñe’ẽ jeporu.
- Jaiko ñe’ẽmyasãihára ramo. Tekotevẽ oiko ñandeheguikuéra ñe’ẽnguéra myasãihára ha ykekohára, dinamizador lingüístico ojeheróva. Ndajapytaiva’erã ñe’ẽ ñembo’épe año, ñamyañava’erã ijeporu. Guarani, castellano ha indígena-kuéra ñe’ẽ oikotevẽ ñanderehe.
Aguyje maymavépe cherendúre.
Paraguay, 8 jasyrundy 2010-ramo

MIGUEL ÁNGEL VERÓN
Fundación Yvy Marãe’ỹ Motenondehára
m_angelveron@hotmail.com
yvymaraey.fundacion@gmail.com
.
[1] Protagonismo Histórico de la Lengua Guarani. Roberto A. Romero, 2da edición, 1998. Página73.
[2] El derecho de contar con el documento de identidad en lengua propia es un derecho humano básico, el más elemental de estos derechos. El estado fundamentalista paraguayo deniega este derecho al 27% de la población monolingüe guaraní y al 60% que habla guaraní y castellano y quiere su documento de identidad en sus dos lenguas.
[3] Desde hace un año este documento se expide solo en castellano, a pesar de tanta insistencia para que se expida en las dos lenguas oficiales.
[4] Revista Académica del Equipo Federal del Trabajo Nº 40.
[5] Discriminación positiva se llamaba hasta hace poco a este tratamiento especial que se otorga a un componente débil de un cuerpo de manera a lograr un equilibrio.
[6] Creo que los reclamos son menos actualmente, pero siguen habiendo inclusive entre los propios monolingües guaraní. “Che ningo aipota la che ra’y ha che rajy oñe’ẽ la castellano, guarani ningo oikuaamavoi” –ñahendu pérupi. Ñamyesakãva’erã túva, sy ha mayma tetãyguakuéra ñe’ẽnguéra noñombyairiha, ojoykeko uveiha; guarani ñe’ẽharakuérape katu jahesape’avarã iñemoñare oikuaapyhy porã haĝua castellano oikotevẽha ohai raẽ iñe’ẽme.
[7] Elke Montanari. Crecer en una familia bilingüe. Ediciones Ceac. Barcelona 2007. Sugiero la lectura de este tan importante libro. Si hay voluntad firme de fortalecer el bilingüismo en el Paraguay esta obra debe ser un libro de cabecera de las personas que están involucradas en esta tarea.
[8] Artículo publicado en el libro Gobierno Lugo. Herencia, Gestión y Desafíos. BASE IS. Asunción, diciembre de 2009. Página 205.
.
Información sobre el documento, gentileza:
GOOGLE GRUPOS GUARANI ÑE’Ê
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada