Recomendados

viernes, 19 de marzo de 2010

FELIX DE GUARANIA - PEHENDU CHE ÑE’Ẽ y ¡HA ÑAMANDU, CHE RU PAPA TENONDE! / Fuente: "POESÍA PARAGUAYA DE AYER Y HOY" TOMO II de TERESA MÉNDEZ-FAITH


Autor: FELIX
DE GUARANIA
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
.
PEHENDU CHE ÑE’Ẽ
Añandu
Che Pire;
Ho’ysã
Che aguyje.
Kyhyje
Tekove
Oñapytĩ.

¡Mba’apo ojehu,
Che retã iñe’ẽ!

Péina ápe
Aheja che ñe’ẽ.
Toveve,
Toipykúi
Tekove
Rape...

Tombota
Tavaygua rokẽ,
Toñatõi iñe’ã,
Tojoka ijapysa.

¡Tove tojera
Jyva
Ha toso kupysã!

Tove
Topu’ã tavaygua,
Tojohéi tetã,
Tojevy tory,
Taiñasãi vy’a!

¡Mba’épo ojehu,
Che retã iñe’ẽngu!

Anive peipykua ñe’ẽ
Peheja toveve,
Tohasa,
Toikove,
Toheka
Tape,
Tojoka
Ko’ẽ.

¡Anive peipykua ñe’ẽ!
Peheja
Toipyhy tape,
Tomaña yvate...
¡Toikoe
Che retã rekove!
.
(De: Tojevy kuarahy, 1989)
.
¡NO ENCADENEN MI VOZ!
Siento escalofríos;
Se hiela el corazón.
El silencio,
El miedo
Amordaza la vida.

¡Qué pasa que mi tierra
Ha perdido la palabra!

Aquí dejo mi voz,
¡No la encadenen!
Que vuele,
Ande veloz el camino
De la vida...
Toque las puertas
Del pueblo;
Sacuda el corazón
Y rompa los oídos.

¡Que los brazos
Liberen su fuerza
Y hagan añicos
Las cadenas!

¡Levántese el pueblo
Y lave la cara sucia del país!
Que vuelva la alegría
E inunde los campos.

¡Qué pasa que mi tierra
Ha perdido la palabra!

No encadenen la voz,
Que vuele,
Que viva,
Que abra caminos,
¡Que rompa el amanecer!

¡No encadenen la voz
Dejen que ande los caminos,
Que busque los espacios,
Que se renueve la vida
En mi tierra!
.
(Traducción del autor)
.
¡HA ÑAMANDU, CHE RU PAPA TENONDE!
Ytarendy
Okuktúi,
Ho’a,
Oveve,
Oipyguara
Pytũ Yma
Rypy.

Yvytu
Ovu,
Ojepyso,
Isã omondoho,
¡Oja
Kusuvi Ru’ũ!

Ojere ha ojere
Yvyrã,
Ohypýi
Arapyvete
Jasuka Poty,
Otimbo
Tatatina
Ha oikove
Tekove.

Tata rendy
Ikoni,
Opyryrỹi,
Ogue,
Aravete
Ojoka
Ipuru’ã
ha imemby.

Ijapu’ã,
Pytã
Opupu
Ha oñepyrũ
Ojere
Ñande Yvy Tenonde,
¡Ñamandu Rete!

Kuarahy ipytu
Ipytuho
Rakuvo.
Oñepyrũ,
Ombejera,
Oipyvu
Ha ombyaku
Ka’aguy.
¡Ombojepe’e
So’okapegua,
Ombolekyvu
Guyra,
Y ombyapajeréi
Ha ombo’yta
Pira!

Ha tekove omýi,
Opyryrỹi.
Ojehýi
Ñepyrũ;
Otyryry,
Oma’ẽ,
Ijyva oipyso,
Yvy omondoro
Ha heñói,
Hoky,
Opu’ã,
Hi’a…

II
Ko yvy ojere
Akói...
Kuarahy ha jasy
ára oñatõi.
Yvytu okorói,
Oñani,
Hasé asy.
Pira
Ha overáva piky
Itarova:
Hupi’a ijaipa,
Oheka
Oka,
Ogue’ẽ,
Oñembo’e.
Y haipa,
Haku,
Ho’ysã,
Iky’a,
Hasy.
¡Tekove ipore’ỹ!

Ka’aguy opa
Ha ipokã
Yva.
Nahendái,
Ndovy’ái,
Ikuerái
Ka'aguyrymba;
Hesa overa,
Hete osysýi,
Oñemondýi,
Oheka ñanandy
Avoa...

III
Ro’y ojapyhy
Arapy!
Yvy ojeka,
Ovo,
Imarã…

Ro’y ojapyhy
Arapy!
Mba’asy
Ohapy
Ñemoñangypy.
Mborayhu
Ojepoyhu.
Kunu’ũ
Katu Iñakãnundu:

Ro’y ojapyhy
Arapy!
Yvy
Ñande Sy,
Imarã,
Ipiru,
Ikã,
Ijaviru,
Okúi,
Okukúi,
Ndojuhúi
Hendaguã!
Pambu
Hi’ãinbu,
Otĩmbo:
Tata rendy
Opu’ã,
Oho, otĩmbo,
Ára oñuvã,
Yvy oñuvã,
Tekove oñuvã,
Omboty
Yvytu rape.

Ára hovy
Ndahovýi,
Pytã
Napytãi,
Morotĩ opa.
¡Hũ vera!
Mbyja ko’ẽ
Ogue,
Iñypytũ,
Naiporãvéi,
Nomimbivéi.
Pykasu ho’a,
Mbyju’i hovasy,
Korochire, chire,
Ipy’a opopo
Ha omano.

Tuju ojaho’i
Ñande yvy,
Ha ipype ornumu
Mba’asy
Raso...
Yvy Iñakãnundu,
Hasy guasu;
Hete
Ygue...
Ha ojere ha ojere
Oipykúi, tyre’ỹ, Tape,
Aravete...

IV
Péina mante aju
¡Péina mante aju,
Ha Ñamandu!
Che Ru
Papa
Tenonde...
Che ñe’ẽ
Amboveve
Ohekávo
Ne amba
Mara’ỹ!

Che rete
ohovere
Vere
Kuarahy.
Che ñe’ã.
Omopirĩ, pirĩ, pirĩ,
Ro’y.
Hasy
Aiporara
Tekove.

Che asyguéra
Yvypo
Ojapyhy
Sa’yju:
Iñe’ẽ opa
Opa, opa...
¡Ha, Ñamandu,
Che Ru
Papa
Tenonde!

Mba’éiko ojehu!
Ore yvy
Ipy’ambu,
Hasẽ soro,
Ososo,
Ipytu omondoho.

¡Ha, Ñamandu!
Eju,
Eju,
Che Ramói Papa
Tenonde,
Che Ramói Papa
¡Tenonde!
.
(Poema inédito)
.
¡OH ÑAMANDU, MI PADRE, ABSOLUTO, PRIMERO!
Llamas de piedra
vuelan
caen;
revuelven
la profunda noche
primigenia.

Se expande el viento
se libera de sus ataduras
nace la borrasca fecundante.

Gira y gire
la masa informe,
la futura tierra;
llena el Cosmos
Es el Jasuka
elemento originario.
Se extiende la neblina fecundante
y la vida salta a la vida.

Bolas de fuego serpentean
veloces
tiemblan.
Se rompe el ombligo del Cosmos
y pare.

Esférica, roja, hirviente...
Nace y gira y gira
Nuestra Primera Tierra:
Cuerpo de Ñamandu
el que todo lo percibe y siente.

Respira el Sol
puja
expele fuego.
Empieza a generar,
a sacudir,
a calentar la selva
cubre de suave calor a los animales,
hace que las aves se expulguen al calor.
Sacude el mar
y hace que naden los peces.

Puja la vida
se mueve
baila como un trompo
comienza a sacudirse.
El ojo de la vida mira;
el brazo de la vida se extiende
rompe la tierra,
y ella se vuelve fecunda,
ramas floridas la cubren
fructifica...
El hombre labra la tierra.
Sonríe.

II
La tierra gira hoy
como siempre.
La luna y el sol
punzan el cosmos.
El viento brama
corre veloz
se extiende como un lamento doloroso.
Los grandes peces
y los pequeñitos, brillantes
enloquecen
sus huevecillos se pudren
y buscan enloquecidos el aire, el espacio
y vomitan, vomitan
rezan, rezan. El agua es agria
se calienta o se enfría
se ensucia, se enferma.
¡La vida se ausenta!

¡Dónde está la selva!
La hacharon, la sangraron,
la asesinaron
la hicieron desaparecer.
Ya no hay más frutas
las hojas se achicharran y caen gimiendo...
Los animales están asustados
no hallan donde refugiarse
están tristes
sus ojos saltan como planetas
enloquecidos
tiritan...

III
¡La atmósfera se ha helado!
¡La tierra se rompe, se seca
se frustra,
se envenena,
las alimañas huyen!

¡La atmósfera se ha helado!
Enfermedades de dientes feroces
destruyen la simiente.
El amor tiembla de miedo
el cariño ya no tiene cobijo
los senos se agrietan.
¡La fraternidad tiembla de fiebre!

¡La atmósfera se ha helado!
Nuestra madre tierra
está enferma
se debilita se agota,
se resquebraja,
se parte,
su giro se debilita
ya no está segura en su órbita.

Relámpagos abrasadores
suben de la tierra al cielo,
truenos como largos lamentos
el humo se expande
cubren los territorios de arriba.
Grandes fuegos se levantan, se esparcen,
cubre el cielo, cubre la tierra
cierra el camino del aire.

El cielo azul
¡ya no es azul!
Los rojos celajes del sol
¡ya no son rojos!
El blanco de las nubes gloriosas
ha desaparecido.
¡Negro profundo!
Se apaga el lucero del alba
perdió su luz
sus rayos cálidos
ya no anuncian el amanecer.

Ha caído la paloma
se ha detenido su vuelo.
La golondrina está triste.
El zorzal no trina,
¡vomita, vomita!
Su corazón es una tormenta.

Cienos hediondos
cubren la tierra.
Hierve de gérmenes de enfermedades terribles.
Nuestra Madre Tierra arde en fiebre
agoniza
su cuerpo se deshace.
Gira y gira solitaria en su fría órbita.

IV
¡He aquí que no tengo más remedio
que acudir a ti
¡Oh, Ñamandu, el que todo lo percibe y siente,
Mi Padre Absoluto Primero!
Dejo volar mis oraciones para buscar tu hábitat inmarcesible..

El sol furioso calcina mi cuerpo.
Mi corazón biela el invierno
dile ha vencido su sopor
y se lanza sobre nosotros
¡Qué difícil es soporta la vida!
Mis hermanos
los seres humanos
aquel fuerte y bello
y aquella de suave sonrisa y de ombligo luciente
son pastos de la anemia
y ha enmudecido, ha enmudecido...

¡Ah Ñamandu
el que todo lo percibe y siente.
Mi Padre Absoluto Primero
¡Qué ha pasado! Nuestra tierra gime, se lamenta largamente
Jadea, no respira, no respira:
¡Oh Ñamandu, el que todo lo percibe y siente,
¡Ven, mi Padre Absoluto Primero!
¡Mi Padre Absoluto Primero!
.
(Traducción dei autor)

.
Fuente: "POESÍA PARAGUAYA DE AYER Y HOY" TOMO II (GUARANÍ-ESPAÑOL) de TERESA MÉNDEZ-FAITH - Con prólogo de Lino Trinidad Sanabria - y estudio introductorio de Wolf Lustig. Ilustraciones: Carlos Federico Reyes (“Mitã’i Churi”). Intercontinental Editora, Asunción-Paraguay, 1997. 424 pp.
.
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada