Recomendados

viernes, 12 de febrero de 2010

MUSEO MITOLÓGICO “RAMÓN ELÍAS” - CAPIATÁ-PARAGUAY / TUPÃ: DIOS SUPREMO DE LA RAZA GUARANÍ.

MUSEO MITOLÓGICO “RAMÓN ELÍAS”
** "RAMÓN ELÍAS" se llama el museo enclavado en la orilla de la ciudad de Capiatá, justo en el Km 19 y a la vera de la ruta Mcal. José Félix Estigarribia.
** En sus correrías por el interior del país en pos de antigüedades que adquirir y restaurar para su comercialización, Elías tuvo la oportunidad de departir con muchas personas ancianas de notables memorias históricas y en sintonía con el mundo ancestral increíblemente poblado de mágicos habitantes. Don Ramón se interesaba en todo lo antiguo, cuanto más extraño y curioso mejor, cada hallazgo era como la piedra filosofal para trazar las pistas que conducen al escenario de i nuestra esencia por momentos trágica y rutilante.
** Sin lugar a dudas, nuestro inquieto artista tenía buenos ojos para hallar piezas de valor o significación en cualquier rincón olvidado de antiguas casas solariegas, las más de las veces en montón de cachivaches, en galpones derruidos y en montañas de objetos que duermen su soledad debajo de viejos y frondosos árboles del patio. Indagaba la historia de los objetos, en especial de los más raros y singulares. Así fue entrando en un mundo legendario, fantástico, prestigioso y fascinante para su alma de artista consecuente con la visión popular de su país.
** Soñó en una morada que prestara un marco adecuado, que sintonizara tanto con sus creaciones como con los objetos guaraníticos, coloniales, franciscanos, jesuíticos, y con los de las dos guerras internacionales que afrontó el Paraguay.
** Y juntó maderamen, tejas, tejuelas, ladrillones de los edificios añosos que demolían los depredadores del pasado. Con esos materiales, testigos de tantas historias y leyendas, levantó el Museo. Él lo diseñó y dirigió su construcción y ornamentación. Ahí están los objetos a que hemos aludido y los «MONSTRUOS» que tuvieron tiempo de ver la luz. Otros no pudieron salir de su imaginación, porque un accidente automovilístico segó su vida en la plenitud de su capacidad creadora.
TUPÃ
DIOS SUPREMO DE LA RAZA GUARANÍ,
ES LA MISMA BONDAD, LA SUPREMA VIRTUD.
** TUPÃ es el Dios Supremo de la raza guaraní.
** Es como el Dios de los cristianos, bueno y misericordioso. TUPÃ es todopoderoso, que al principio creó todas las cosas.
** La Raza Guaraní le adora como el Creador del universo todo y le tiene como el Padre Santo de la estirpe nativa.
** Todo lo que existe es obra de sus manos.
** Para los guaraníes TUPÃ es la misma bondad, la suprema virtud.
** Él creó de la nada todas las cosas. Es autor del cielo y de la tierra, y de todos los seres vivientes. TUPÃ está sentado sobre un rústico banco de madera o apyka, y sostiene en la mano el sol y la luna significando así que los mismos son hechura de sus manos, dueño y señor de ellos.
** Es un anciano de luengas barbas blancas, con las que quiere decir su anterioridad a todos los seres. En sus diversos viajes por el exterior e interior del país, estudiando y observando las cosas nuestras, para plasmar en sus obras artísticas, el escultor don Ramón Elías logró dar forma excelente a la figura de TUPÃ, único Dios de la raza guaraní, quien en el jardín del edén moldeó con sus manos a RUPAVẼ y a SYPAVẼ, esto se produjo durante la séptima creación, de agua y arcilla los hizo hasta templarlos con los rayos solares y con un soplo les dio la vida, así aparecen el hombre y la mujer.
** El poeta modernista paraguayo Eloy Fariña Núñez (1885-1929) sostenía que "desde la conquista espiritual hasta nuestros días, Ñandejára, esto es, nuestro dueño o Señor, fue sustituyendo paulatinamente a TUPÃ hasta desalojarlo por completo en algunos pueblos, donde hay gentes que ignoran que Dios en guaraní es TUPÃ".
** Fue nuestro mismo gran poeta quien en su Canto Secular nos dice con voz precisa en un fragmento: "Oh, gran TUPÃ que, bajo el cielo de Atica/ fuiste el divino Pan, el Nous inmenso/ y plural que lo sintetiza todo/ y que en ninguna fórmula se vierte;/ que viste el nacimiento del planeta/ y la labor demiúrgica del agua/ y la tarea cósmica del fuego/ por la necesidad ambas regidas/ y por la ley poética inspiradas;/ que saben los orígenes y alcances/ de las fecundaciones permanentes/ y de las rotaciones de las cosas;/ Almo, infinito, múltiple, inefable/ TUPÃ, padre del sol y de la luna/ protector de los bosques/ protector de los ríos/ autor de los eclipses/ autor de los cometas/ enemigo de Póra/ negación del Pombéro/ y a quien loan los monos en el alba/ por quien chistan agüeros de lechuzas/ contradictor de Aña, genio maligno/ propicio rige el centenario carmen/ desde el obscuro e inescrutable fondo/ de la teogonía de la raza".
.
TUPÃ OĨ AVEI TATAJYVA ÑE’ẼME
Yguasu mboypýrigui
ohua’ĩva’ekue
yma, ymaite
oikuaaukaséva
avápa ra’e,
ojapova’ekue
yvy ha yvága
.
kyvõ oğuahẽvo
ojuhu hikuái
upe Karai
Heraha TUPÃ
(Fuente: HUELLAS DE METAL Y MADERA – MITOLOGÍA GUARANÍ – MUSEO “RAMÓN ELÍAS”. Por TATAJYVA / PEDRO ENCINA RAMOS, Editado con el apoyo del FONDEC, Asunción-Paraguay 2005, 141 páginas)
.
ENLACE PARA VISITAR LA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada