Recomendados

lunes, 8 de noviembre de 2010

MIGUELÁNGEL MEZA - ITA HA’EÑOSO / YA NO ESTÁ SOLA LA PIEDRA (Edición bilingüe) / Alcándara Editora, Colección Poesía, 37 - 1985.



ITA HA’EÑOSO / YA NO ESTÁ SOLA LA PIEDRA
(Edición bilingüe)
Poemario de MIGUELÁNGEL MEZA
Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del
Traducción al castellano de
CARLOS VILLAGRA MARSAL,
J.A. RAUSKIN y el autor.
Colección Poesía, 37
© Miguelángel Meza
Alcándara Editora
Edición al cuidado del autor, J.A.R., M.E.V.M., C.V.M. y M.A.F.
Diseño gráfico: Miguel Ángel Fernández
Viñeta: Carlos Colombino
Tiraje: 750 ejemplares
Hecho el depósito que establece la Ley 94
Se acabó de imprimir el 25 de setiembre de 1985
en los talleres gráficos de Editora Litocolor
Asunción, Paraguay (93 páginas)


Y tanto se da el presente
Que el pie caminante siente
La integridad del planeta
JORGE GUILLÉN

Desde la animación cosmogónica al glacial cataclismo del tiempo, la poética de MIGUELÁNGEL MEZA (Caacupé, 1955) inscribe la asistencia del hombre al planeta; acompañándolo, el horizonte y la arena, los astros y el agua danzan lentamente, investidos en una grave luz de origen, en convocatoria sucesiva que no excluye la piedad o el cariño hacia las otras criaturas trajinantes en la luz de esta tierra. Con tales apetencias, compuestas durante un porfiado combate semántico donde la precisión puede con la violencia, ITA HE’EÑOSO configura el más importante propósito de modernidad en nuestra poesía culta en guaraní de los últimos cuarenta años, constituyéndose por ello mismo en un libro renovador, en la acepción generosa del vocablo. Dos palabras sobre la versión en castellana de estos poemas: hemos trabajado, en lo posible, con criterios de equivalencia antes que de literalidad, procurando además trasvasar las músicas del original mediante el uso frecuente de los metros españoles de arte mayor, así como de los populares, valiendo como buen ejemplo el octosílabo que traduce el título: YA NO ESTÁ SOLA LA PIEDRA.
ALCANTARA congratula con justa efusión a MIGUELÁNGEL MEZA por su poemario – inaugural en muchos sentidos-, deseándole la victoria de crítica y lectura que debe esperar.





APU
-pytû kupýgui.
 Pytû...
Ajejopypa.
              Cheño gueteri.

Hy py
mba'e hû puku
              Ajéiko!
              Cheño gueteri.
Tuicha ro'y anambusu.
Hypy.
Aku'e sapy'a.
Apáy.
              Cheño gueteri.

Heta ake chepype.
Asê.
Aku'e.
Heta ake chepype ra'e.
               Cheño gueteri.

Asê.
Ajupi.
Añakârapu'â sapy'a.
Asê.
Aku'e.
Apáyma ra'e.
               Cheño gueteri.
               Cheño gueteri.


APAREZCO
-viniendo de las entrañas de lo oscuro.
 Qué oscuro...
Todo me oprime.
Aún estoy solo.

Qué honda
esta larga tiniebla.
Cierto:
aún estoy solo.
Es vasto y denso el frío,
honda la tiniebla.
Súbitamente me muevo,
estoy despierto.
Aún estoy solo.
Qué mucho he dormido en mí mismo.
Salgo a la vigilia,
me muevo.
Verdaderamente he dormido mucho
en mí mismo.
Aún estoy solo.

Salgo,
subo.
Súbitamente levanto la cabeza.
Salgo,
me muevo.
Verdaderamente
estoy despierto.
Pero aún estoy solo.
Aún estoy solo.



ÑE'Ê REÑÓI
Mito Sequera-pe
 Hendýsapy'a!
               Okañy pytû...
                                  ou.
               Okañy pytû...
                                  ou.

Hendy ojajái, hendy.

Ha...
ojahúvo pytûre,
ohypýi tatatîna pererîmi.
Hendy ha tatatîna pererîmi.

Oñekûmberéi tatarendy
ha hyapúvo,
oñe'ê tatatîna.
                 Oikóma ñe'ê.
Hyapúvo, oñe'é tatatîna.
                 Oikóma ñe'ê.
                 Oryrýima pytû ha oho.
                            Oryrýima pytû ha oho.


BROTA EL LENGUAJE
a Mito Sequera
 Se enciende de pronto,
                         se esconde la tiniebla
                                           y vuelve.
                         Se esconde la tiniebla
                                           y vuelve.
El resplandor centellea, el resplandor.

Y al bañarse de oscuridad,
rocía neblina delgada,
resplandor y neblina delgada.
A sí misma se lame la fogata
y al crepitar
conversa la neblina.

                          Ya se hizo el lenguaje.
Al crepitar, conversa la neblina.
                           Se hizo el lenguaje.
                           Ya se estremece la tiniebla y se va.
                           Se estremece y se va.



KO’Ê
Tape syxyrýre aha
aike amboguy ahasa.
Hû. Apyta. Ndahechái. Iñakŷ.
Hû ojeka syryrýva tape.
Che'akŷ. Ajeity. Syryry.
Tape ypytû mandu'a mbyja t týre oiguyru.
Ipohýi chesyva. Amboguy javorái.
Ha'a. Apu'â. Apyrû.
Ipe cherape. Osoro.
Ita týre y opupu. Chejopy,
ha ha'ávo ko'ê hesakâ
morotî.
Ko'ê
       Hesakâ
                  moroti.


DESPUNTE DEL DÍA
Me desliza el camino,
voy.
Entro, alzando el pliegue oscuro,
paso: me quedo. No veo. Humedad.
La tiniebla rompe el camino deslizante.
Me empapo, me aparto y resbalo.
El camino oscuro va agavillando recuerdos
en la plantación de las estrellas.
Me pesa la frente, abro la maleza
Caigo. Alzándome, a paso firme
avanzo.
Se me allana el camino y aclara.
Borbotea el agua entre las piedras.
Me oprime, final, el momento.
Salgo y despunta
limpio y blanco
el día.
Limpio y blanco el día.


YVY KUNUMI
-opupupávo tape.
Kunumi...
jatyta ryku,
esaingóna chekuâre jaha.
Ñamboyke ykua syry.
Epyrû che pyporépe,
jatyta pytúre ñapoñy.

Kunumi...
jajapichy ka'aguy pýre ava,
amo ko'ê oitypei háre
yvyty.

Oiméne ro'y ndohypýi véima ndesýpe.

Kunumi...
he'ô nderape;
nde yvága yvága
mbyja saingo háre.

Jatyta ku'e,
naha'eño véima ita.
Amambái rapo
okapúma yvyguy mymbágui.

Kunumi...
jatyta mboguývo,
esaingóna che kuâre jaha.


TIERRA JOVEN
-consumido el hervor de los caminos.
Joven. . .
pulpa de caracol,
cuélgate de mi dedo y vamos.
Bordeemos el manantial.
Pisa sobre mis huellas,
vamos a gatear sobre el reguero del caracol.

Joven...
poblemos el corazón de los montes,
allá donde el alba limpia
los cerros.

Seguro que el frío ya no está rociando a tu madre.

Joven...
es húmeda tu senda,
tu cielo frutal
donde penden las estrellas.

Caracol moviente,
ya no está sola la piedra.
La raíz del helecho
retoña a flor de tierra dominada.

Joven...
caracol que se yergue,
cuélgate de mi dedo y vamos.


YVU
Yvu,
     yvy sununu ita kyti guýre.
     Kambuchi jeka jeka
     opu, opu, opu, opu, opu, opu.

Yvu,
    mitâ jepyso ita ro'ysâgui.
    Ao hovyú
    saingo kyhapa.
    Pysâ povyvy,
    karugua renói.

Yvu,
    kuña kytâpu,
    peky remôi ñe'ê kyhyje
    heruguâ mombu
    opu, opu, opu, opu, opu.

Yvu,
    yvytu oñomymba
    mangaysyro ŷre.
    Ovevýi ky'a
    ojehekýipa.

Yvu,
    na'iká mo'âi
    tuguy pururû ita ahy'ógui.
    Oî kuimba'e.
    Kambuchi jeka jeka
    opu, opu, opu, opu, opu, opu.


MANANTIAL
Manantial,
trueno del agua bajo el corte de piedra,
cántaro que se quiebra y quiebra,
surge, surge, surge.
Manantial,
niño estirándose desde la piedra fría.
Vestido azul.
Pende una plenitud de hamacas.
Dedos rebuscando.
Reclamo del pantano.
Manantial,
doncella en celo,
urgencia de la maduración, murmullo,
deseo de sorber el misterio.
Surge, surge, surge.
Manantial,
viento domeñado
sin la amarga cimbra.
Sobrenada la basura
y se dispersa.
Manantial,
no se secará
la sangre crujiente desde la garganta de la piedra.
Está el hombre.
Cántaro que se quiebra y se quiebra.
Surge, surge, surge.


YPUKA
Ysatî
-mitakuña-
esapy ko ysapy toguejy nderesáre.
Taipo'o pe ña'ê
                     Ndaikatúi!
Ojeka ha oku'e
                     heta, heta
yrupê vera
(ndokéi mbora'e).

Itindy, hopehýi
ygáu kuágui opu'â va'ekue purahéi.
Mitakuña,
ipirî chepytu
yrupêguicha hayvi.
Nerymba iñangekói,
omýi mýi.
Ysatî:
        Kuehe guive,
                           roñuá.


AGUA SONRIENTE
Agua límpida
-doncella-
cierra los ojos para que el rocío descienda a tus párpados
Quiero asir el disco.
                     No puedo.
Se quiebra, se mueve
tanto, tanto,
cedazo resplandeciente
(era cierto su desvelo).
Abate la cabeza, tiene sueño
el canto que se irguiera del fondo de las algas.
Doncella,
se estremece mi aliento.
Como de un cedazo, llovizna.
Tu fáunico pueblo se inquieta,
se conmueve.
Agua límpida:
                    desde ayer
                                   te abracé.


 AYVU
Ahendu opé
ipu
opuka
yvy pire ári
mokôi ko'êngue.
Oja ojuehe, opyrû vevýi,
ombogua,
oity ohypýi
mborayhu paha.
Yvytu ndaipóri;
ñemi ichugui
oñombojaru.

Che akâ ka'aguy
oñe'ê ñemi.

Chepy ysyry
oñemo koni.

Che apytu'û týre
mokôi ko'êngue
oñomo kyrŷi.

Oke,
okevy muña
pe jaguarete.

Yvatégui ogua
mborayhu tyky.
Ogaguy nandi.
Okára perô.

Ka'aguy ayvu iñanambusu.
Oipevu che aka.
Omboguy che’â.


SONIDOS DEL PENSAMIENTO
Escucho que se rompen,
suenan,
ríen
sobre la piel terrestre
dos amaneceres.
Se juntan, leve el paso,
cuelan
y riegan
los amores plenos.
No está el viento:
disfrutando de su ausencia
juegan los amaneceres.

La selva de mis sesos
secretea.

Los arroyos de mis pies
serpean.

En el campo de mi cerebro
dos amaneceres
cosquillean.

Duerme,
semiduerme como acosando
ese tigre.

Desde lo alto se filtran
las gotas del amor.
El corredor, vacío.
Afuera, desierto.

Es grueso el ruido del monte.
Se hojea mí cabeza.
Alzo mi alma.


MBORIAHU
-yvyty rypy'ûme.
Pyambu,
kambuchi, ñasaindy.
Ysyry...
Topehýi kane'ô rykueyjúi syrypopo.
Ñe'âmbu,
mboriahu ryñehê kangue kuágui ayvu.
Mbegueve
               oguejy
                         pyhare.
Amo yvývo oñuâ kambysy!
Oikytî pirî tuñe'ê!
Heñói kerasy.
Chopombe
               oguata
                        okupére.
Mbokaja retekue
ombogua eirete.
Oke mboriahu.
Yvyty kua ruguáre agaî,
oke mboriahu.
Jaguami pindoguýpe avei
ha oke mboriahu.


POBREZA
-entre las serranías.
Resonar de los pasos,
cántaro, plenilunio.
Arroyo...
zumo que brota a chorros del fatigado sueño.
Voz del durmiente,
los huesos del pobre crujen desde el fondo.

Desciende
              más despacio
                                  la noche.
Allá abajo cubre el suelo la luna madre de la leche.
Un silbo corta el calofrío.
Aflora el quejido al sueño.

El duende
               trajina
                       detrás de la casa.
La pared de palmas
cuela la miel silvestre de la luna.
Duerme el pobre,
en la hondura de las serranías, pobre,
duerme el pobre.
Bajo el pindó, también su pobre perro,
y duerme el pobre.



ÑASAINDY
Ñasaindy,
kamby jepyso morotî.
Ojehýi mombyry tuñe’ê.
Ju’I, kururu, karuguáre oñe’ê.
Karugua yma ogua ñande yvýre.
Ñasaindy,
Mandyju ahoja hyjúi ñande yvýre.
Jasy oje’o, oja, oñemona,
hypase vaicha ñande yvýre.
          ha… oke kane’ô,
          oñehê.
          Osýi tetyma.
Oipykua mbyjápe jasy
ha oho ho’a, oguejy, oike, okañy.
… otî vaicha
                   iko’ê haĝua yvy ári.


PLENILUNIO
Plenilunio,
leche blancamente propagada.
A lo lejos hormiguea un silbido.
Sapos y ranas claman en la ciénaga.
El viejo estero se filtra en la tierra.
Plenilunio,
la manta de algodón se espuma en la tierra.
La luna se destiñe, se arrima, se unta
como si quisiera secarse en la tierra.
Y duerme la fatiga,
se derrama.
Se encogen las piernas.
La luna sujeta las estrellas
y se va cayendo, desciende, penetra, se oculta
como si se avergonzara
          de amanecer sobre la tierra.



ARAHO
-pire jukyry guýre.
Kuarahy
Aína!
Epoi che syvágui taba.
Ojepyso tatarendy
hyku ka'aru ha ita...
Néîna !
Epoi chesyvágui taha.

Mbyry'ái, terere,
avati, yvy'a.
Yvy ryakuâ ojapajeréi
che pyrûgui.

Rejopy karai...!
Hetáma jasy ita'ýra
oheréi che hegui;
-hoy'u ha ondyvu che kuâ ruvicha-
epoi chesyvágui taha.

Aikarâi ñuatî,
aikarâi ima'êgui, mbyja.
Yapenu chesyváre ohai
-pokâ pytu'u-;
oho che pytu ka'aguýre
okañy.
Remocha'î, kuarahy,
cherekove.
Epoi chesyvágui,
taha... !


PASO DEL TIEMPO
-bajo la piel salada.
¡Ay,
sol!
Suéltame la frente y déjame partir.
Llameante, el fuego se propaga:
se derriten la tarde y la piedra.
¡Vamos, di que sí!
Suéltame la frente y déjame partir.

Calor, tereré,
mazorcas, fruta de la tierra.
Rueda el olor de la tierra
eludiendo mi pisada.

¡Apremias, señor sol!
Ha tiempo que el arco de luna nueva
del pulgar
me enjuga la frente
-colmándose y escupiendo mi sudor.
Suéltame y déjame partir.

Raspo el espinar,
raspo el mirar de las estrellas.
Las ondas se inscriben en mi frente
-escaso el sosiego-
Va mi aliento a ocultarse
en el monte.

Sol, tú arrugas
mi vida.
¡Suéltame la frente
y déjame partir!


MITÂKUÑA
Mitâkuña kuñataîpa,
chepy'â ra'â nekû, nde poty.
Mba'émbo chepo osýi nderechávo.
Nerumby muñávo
cheresa hypa.
Aime ha naiméi.
Cheképe asê chepáy ambyai.
Rohecha.
Eleytrisida chemombo. Apáy.
Mba'émbo kuña, mitákuñapa.
Yvyra rakâgui ha'a
rohetû.
Y jeka jeka chembogua
ague.
Cheretâ noiméi, oho oguata.
Rehasa.
Ajy. Akái. Ajehesy.
Kuarahy che'akâme ojere, ovu.
Cherete hatâ, chepire opu.
Amýi. Aku'e. Aheka cheirû.
Ha nde reje'o kuñaita
rováre.
Peteîró oiko mitâkuñaita.
Mba'émbo che'akâ
omýi rehasávo
ne mitâkuña kuñataîpa.


MUCHACHA
Muchacha ya mujer,
tu lengua deseo y tu flor.
¿Por qué se encogerá mi mano al verte?
En procura de tus curvas
se me secan los ojos.
Estoy y no estoy.
Salgo en el sueño a destruir lo que ocurre en la vigilia.
Te veo.
Me electrizo y despierto.
¿Qué ha de ser?
Mujer, ya no muchacha.
De la copa de un árbol caigo
a besarte.
Agua que se quiebra y quiebra y colándome
me apaga.
Mi patria no está, salió a pasear.
Tú pasas.
Me cuezo. Me quemo. Me abraso.
Gira y se me agranda el sol en la cabeza.
Se endurece mi cuerpo, se agrieta la piel.
Me muevo. Me desplazo. Busco compañera.
Y tú te reflejas en el rostro de muchas mujeres.
Las numerosas muchachas son una sola.
Por qué se conmoverá mi cabeza a tu paso,
tú, muchacha, ya mujer.


CHEPIRE
irûnguéra
Taller de Poesía Manuel Ortiz Guerrero-peguarâ
Ma'êna kuimba'e,
ñama'êmi umi koni koniva tuguáire
ha ani ñama'ê ñande jehe.

Ynteko otykýva ha ndaha'éi pe reimo'âva.
Kuarahýnteko osêva ha ndaha'éi pe reimo'âva.
Yvytúnteko hyapúva ha ndaha'éi oñemuñáva
ñe'ê jokuaha'ŷ japajeréi purû pohýi.

Ma'êna kuimba'e,
ñama'êmi umi mba'e  ñanemba'e'ŷvare
ha ani jaheka tape vera.

Nde piréngo kuimba'e, kuarahy resy pyre.
Che piréngo kuimba'e, teko asy je'o hare.
Yvy ndyvu pyre, pya'e oipyte jeýva,
ojuehe oje'o je'óva ha ogue jey haĝua.

Ma'êna kuimba'e,
hi'â chéve kuarahýnte pe oséva.
Yvytúnteiko hyapúva
terâiko tetâygua mba'e omýi.
Pytûmbýiko ojehekýi, terâiko mba'e ko oiko páva!
Ndéjepeiko kuimba'e ko repu'âva.
Mba'éiko ko y jere guasu chemonga'úva.
Terâiko kégui mba'e peichaitépeve
                                                    tapáy!


MI PIEL
a los compañeros
del Taller de Poesía Manuel Ortiz Guerrero
 Mira, hombre, mira,
deja que contemplemos el doble balanceo de esas curvas
y no nos miremos por dentro.

Sólo el agua gotea y no lo que supones.
Sólo el sol aparece y no lo que supones.
Sólo la tierra resuena y no es la multiplicación
de las sueltas voces rodantes ni de los firmes pasos.

Mira, hombre, mira:
deja que contemplemos aquello que no es nuestro
sin buscar la ruta esplendente.

Mira, hombre, que es tu piel la que ha tostado el sol.
Mira, hombre que en mi piel se ha estampado el sufrimiento.
Saliva somos de la tierra, saliva que pronto vuelve a sumirse,
salivas que van sellándose una a otra para extinguirse después en ella.

Mira, hombre, mira:
siento que solamente el sol aparece
¿Será sólo el viento resonando
o es la gente moviéndose?
¿Será la tiniebla retirándose, o algo pasa?
¿Eres tú, hombre, quien se yergue?
¿Qué ha de ser este vasto remolino de agua mareante?
Si es por el sueño que vivo todo esto, prefiero despertar.


PANAMBI PARA
-he'ine ypague.
Apaypa mboyve
chekangue jehýi nepore'ynguére.
Cheróga jerére oñemyatymói yvytu kanguy.
Oike mba'asy chekorasô guýpe
nderapykuerére,
ono'ô haguére mborayhu pahágui,
eíra syry.
Oikytî che'ára
mandu'a haimbéva asévo ko'ágâ
cherypa potámavo
ajykeko ha apurahéi.
Yma jajohéi ñuavi'û
hypýva,
upéva ymáma
ha ágâ ko ñúme
javy'a haguépe,
ajapajeréi.
Ne'irû etaiténdive pe mymýi,
pepo, peveve pehóvo.
Añandu upérô chepyte yvy,
cherypa, ague.
Panambi para,
rohenóí. ¡Eju! Che y mono'ôvo
jahecha ko'êrô nacherenyhéipa
ha romboy'uve.
Chepire jeka, panambi para;
akéta ko'ágâ.
Ajapysakáta ndejevy pyambúre,
reguâhê mba'e.
Agâ ndapáy véirô,
rejuhu chekâ,
eju ejuhágui
ejere che'ári ipaha tamýi,
rehoite mboyve.


MARIPOSA MULTICOLOR
-diría el charco:
No bien despierto aún,
tu ausencia hormiguea en mis huesos.
En derredor de mi casa se hamaca el viento blando.
Debajo de mi corazón entra el dolor
tras la huella de tu partida,
ahí donde se juntó la miel fluyente
de los amores verdaderos.
Taja mi tiempo el filoso recuerdo
ahora que salgo, casi consumido,
y me dispongo a cantar.
Ha tiempo nos prodigábamos
tiernas caricias
-de eso hace mucho-
y ahora, aquí en el llano
donde fuimos felices,
ruedo en soledad.
Os movéis, tú y la muchedumbre de tus amigos;
vais saltando y volando
y en esto siento que me absorbe la tierra
y me seco y me apago.
Mariposa multicolor,
te llamo. Ven, ven a juntar mis aguas:
veremos si mañana, de nuevo colmado,
te doy de beber.
Se cuartea mi piel, mariposa multicolor;
ahora voy a dormir.
Estaré a la escucha de tu revolar,
por si acaso llegues.
Y si no despierto
y me encuentras seco,
de donde vinieras,
gira en torno de mí y entonces,
por última vez, me moveré
antes de que te marches para siempre.


GUYRA KAMPÁNA

oku'éva.
Ojehýi
oñe'êva.
Ha'ete
oguâhêva
iporâva
tesakâ.
Yvytúre
Japokóma
ñahetûma
ko'êrâ.
Tapicha iñangekóima
ojeréma opáy haguâ.

Ipu ka'aguy ryapúre
pepo morotî y maitégui;
ou tetâygua akâme
oguejy ojupapo.
Opo chugui hapatîva
ñasaindy kamby ku'ícha.
Ohypýi opa yvytúre
ipyahúva purahéi.

Oguâhê mbaite
ko'ê.

Tupi'a ojeka,
osê;
ojeporeka
aváre,
kokuére,
opáre
iñirûrâ oheka.

Pya'éma
ovevéta
heta osêvéta
pepo oñuâvo
ko ñaneretâ.

Ko guyra kampána
oúma opyta.


PÁJARO CAMPANA
Hay algo
que se agita.
Algo hormiguea
y canta.
Tal parece
que llega
un hermoso claror.
Ya palpamos,
olemos
en el viento
lo que el día será.
La gente ya se inquieta
y gira al despertar.

Hay un son de antiguas alas blancas
en el fragor del monte:
bajan a anidar
al pensamiento de la gente
de esta tierra.
Destellan albura
como gotas de leche plenilunar.
Un canto nuevo
riega la rosa de los vientos.

Amanece
por completo.

Se quiebra el cascarón,
sale
en procura de la gente,
de plantíos,
buscando compañía
por todas partes.

Pronto
ha de volar
y se multiplicarán las alas
cubriendo la patria.

Este pájaro campana
ya viene a quedarse.



YVY MARÁE'Y JAHEKA
J. A. Rauskin-pe
Jaháke!
           Ivaíma ko'ê,
           jaha jaheka kuarahy resê.

Jaháke!
          Tojapajeréi
          ñanepyrúgui ypa.

Jaháke!
          Oime ku yvy
          huguýva eirete ha kamby
          -oje'e-
          ha yva.

Jaháke
          tosýi ñanepysâgui
          ka'aguy.
          (Jaheka ku manove'ŷ)

Jaháke,
          oiméje
          yvy maraê'ŷ
          osusûva kamby ryjúigui.

Jaháke!
          Ivaima ko'ê;
          Jaha jaheka kuarahy resê.


BUSQUEMOS LA TIERRA SIN MAL
a J. A. Rauskin
¡Vamos!
            Ya está malo el día,
            Vamos a buscar el origen del sol.

¡Vamos!
            Que a nuestro paso
            rueden los lagos.

¡Vamos!
            Dicen que existe una tierra
            que sangra leche y miel
            y frutas.

¡Vamos!
           Que se amedrente la selva
           a nuestros pasos.
           (Busquemos lo que no muere).

¡Vamos!
           Dicen que hay una tierra
           sin mal,
           repleta de espumosa leche.

¡Vamos!
            Ya está malo el día,
             vamos a buscar el origen del sol.


Y’ITA PERERÎ
-ára pahágotyo.
Hyjúi y pytu ha hatâ.
                    Cheño poteî!
Hatâ y pytu ha haimbe.
                    Cheño poteî!
Hakua y pytu ha oikytî.
Opopo cheruguy osêse
                     ha pytû... kuimba'e!
Mbyja mombyry oma'ê.
Hyjúi pytû guýre y
                     ha... Cheño peteî!
Ojupi tuñe'ê karuguáre.
                     Hasy... kuimba'e!
Hypa tata'y.
                 Ogue sapyso.
                                              Ipuku to'ysâ.
Mamoiko ko'ê rekañy!
Ikypi che kupy, ikangy.
                      Cheño peteî!
Ojehýi yvytu
                 mbegue ojepyso.
                                     Ipohýi â itaky sarambi.
Ama'ê arasêre ha oke,
                                oke... arasê.

                 Mamóiko ko'ê rekañy...!


DELGADA PIEDRA DE AGUA
-hacia el fin de los tiempos.
Se espuma y endurece el aliento del agua.
                      Yo solo y mi alma.
Es duro y filoso el aliento del agua.
                       Yo solo y mi alma.
Es agudo y cortante el aliento del agua.
Se apura mi sangre queriendo salir,
                         ¡y mira que está oscuro!
Los luceros, con ojos abiertos desde lejos.
El agua se espuma bajo la tiniebla.
                          y... yo solo y mi alma.
Sube un silbo del pantano,
                          ¡y mira que duele!
Se secaron los tizones.
                          Se apagó la extendida mirada.
                                         Largo es el frío.
¿Dónde te has perdido, amanecer?
Mis piernas desfallecen, se secan.
                       Yo solo y mi alma.
Hormiguea el viento
                       y lentamente se propaga.
                                      Pesa este roquedal disperso.
Miro el Naciente y está dormido,
                       está dormido el Naciente.
                       ¡Dónde te has perdido, amanecer!


ITA HA’EÑOSO / YA NO ESTA SOLA LA PIEDRA (INDICE):
POESÍAS:
·         APU / APAREZCO
·         ÑE’Ê / BROTA EL LENGUAJE
·         KO’Ê / DESPUNTE DEL DÍA
·         YVY KUNUMI / TIERRA JOVEN
·         YVU / MANANTIAL
·         YPUKA / AGUA SONRIENTE
·         MIMBY / FLAUTA
·         Â AYVU / SONIDOS DEL PENSAMIENTO
·         MBORIAHU / POBREZA
·         ÑASAINDY / PLENILUNIO
·         ARAHO / PASO DEL TIEMPO
·         OHO / SE FUE
·         PYKASU MOROTÎ / PALOMA BLANCA
·         MITÂKUÑA / MUCHACHA
·         MITÂ / NIÑO
·         CHEPIRE / MI PIEL
·         MUÂ MUÂ / LUCIÉRNAGA
·         TATAYPÝPE / JUNTO AL FUEGO
·         YSYRY VERA / ARROYO LUCIENTE
·         YVYTU PIRÎ / VIENTO CONMOVEDOR
·         PANAMBI PARA / MARIPOSA MULTICOLOR
·         RYKE’Y / HERMANO MAYOR
·         GUYRA KAMPÁNA / PÁJARO CAMPANA
·         AKA’Ê PARA / URRACA
·         MAINUMBY (1) / COLIBRÍ (1)
·         JASY / LUNA
·         MAINUMBY (2) / COLIBRÍ (2)
·         YVY MARÂE’ỹ JAHEKA / BUSQUEMOS LA TIERRA SIN MAL
·         KA’ARU / ATARDECER
·         OPA (1) / FINAL (1)
·         OPA (2) / FINAL (2)
·         NANDIPA / VACÍO
·         Y’ITA PERERÎ / DELGADA PIEDRA DE AGUA



 ENLACE RECOMENDADO:
DICCIONARIO
CASTELLANO - GUARANI / GUARANI - CASTELLANO
SINTÁCTICO- FRASEOLOGICO- IDEOLÓGICO
DÉCIMO TERCERA EDICION
GRAFÍA ACTUALIZADA
P. ANTONIO GUASCH, S.J.
Doctor en Filosofía por la Universidad Gregoriana
Profesor de Lenguas Clásicas e Idiomas Modernos.
P. DIEGO ORTIZ, S.J.
Licenciado en Filosofía por las Facultades de San Miguel (RA)
Licenciado en Historia Eclesiástica por la Universidad Gregoriana



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada