Recomendados

viernes, 23 de abril de 2010

CECILIO VALIENTE - CHE PYKASUMI (EL VUELO DE UN AMOR HUIDIZO) / Fuente: LAS VOCES DE LA MEMORIA - TOMO I Autor y ©: MARIO RUBÉN ÁLVAREZ


CHE PYKASUMI
EL VUELO DE UN AMOR HUIDIZO
CECILIO VALIENTE
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )

.
Con la grabación de JOAN MANUEL SERRAT, la guarania CHE PYKASUMI alza de nuevo vuelo. Desde que fuera creada tuvo muchas grabaciones. La del catalán, que a la letra original en guarani suma una excelente adaptación al castellano de RUBÉN BAREIRO SAGUIER y el mismo cantautor, es la más relevante por el impacto universal de su intérprete.
La letra nació de la pluma del maestro de escuela yaguaronino, músico y poeta, CECILIO VALIENTE ARÁMBULO. Este artista llegó al mundo el 22 de noviembre de 1896 en la compañía Saguasu del distrito de Yaguarón. El profesor normal LUIS MARTÍNEZ, uno de los pioneros de la enseñanza particular de comienzos del siglo XX en la zona, le inició en el arte de la escritura. Cuando terminó su formación primaria, recibió el adiestramiento adecuado para ser maestro rural. En su calidad de docente, fundó la escuela de la compañía Guajaivity. Aquí fue maestro de horas completas durante 11 años.
Mientras nutría su mente con los escasos libros que caía a sus manos y leía con avidez, aprendía también música. En las escuelas enseñaba -además de las otras asignaturas-, música y canto.
El violín fue su instrumento preferido. Los secretos de la guitarra no le eran ajenos. Con el tiempo, integraría, como fundador y director, el CONJUNTO YAGUARÓN. Después tomó parte de la GRAN TÍPICA GARAY -también de Yaguarón- y de la ORQUESTA TÍPICA MEDINA, de Pirayú. En las dos agrupaciones ejecutaba el violín.
Según el relato de ADELIO PASTOR VALIENTE SALCEDO, hijo de Cecilio -éste es su nombre correcto, no Carlos como erróneamente circula en algunas carátulas de discos-, la historia que concluiría con CHE PYKASUMI se había iniciado en 1922. Tronaban los cañones de los saco mbyky y los saco puku -facciones liberales que pretendían dirimir diferencias a balazos-, mientras el profesor-músico se enamoraba de LUISA CARMONA, una joven compueblana suya.
Al verla por primera vez la imaginó una pykasu -paloma- de andar elegante y se enamoró de ella. Ese año de tribulaciones sangrientas para la patria le escribió sus primeros versos. Los tituló PYKASU SAITE porque ella esquivava sus reclamos amorosos. El insistió una y otra vez hasta que en 1925 la mujer se trasladó a Asunción. Esa ausencia hizo que Cecilio escribiera ROHECHAGA’U PARAGUAY. En realidad, no añoraba la capital sino a la prenda que le había llevado.
Luisa retornó a Yaguarón y el romance adquirió carácter más firme. En 1928, sin embargo, cuando el músico retornaba de una gira por el departamento de Misiones, se encontró con una ingrata noticia: su amada, junto a su familia, se había trasladado al lejano Puerto Pinasco, en el Alto Paraguay. La desazón golpeó sin piedad al sensible poeta que escribió entonces CHE PYKASUMI. Allí, en seis estrofas -la versión cantada tiene sólo cuatro-, expresa su desolación extrema.
Los versos fueron publicados por OCARA POTY CUE MI en su edición No. 32 de aquel mismo año. Aquí lo encontró ELADIO MARTÍNEZ que le puso música en ritmo de polca alrededor de 1930. Luego, ya en Buenos Aires -tuvo que haber sido después de la finalización de la guerra contra Bolivia-, le llevó al maestro JOSÉ ASUNCIÓN FLORES para que le arreglara y completara su trabajo. El creador de la guarania le propuso convertir la polca en una guarania ya que el tema se pres-taba para ello.
ELADIO MARTÍNEZ -según recuerda haberlo escuchado decir el periodista ANTONIO PECCI-recibió la expresa prohibición de Flores de que no incluyera su nombre al registrar la obra en la SADAIC, que es la sociedad que nuclea a los autores en la Argentina, ya existente en aquella época. Haciendo caso omiso a la advertencia, Martínez puso el nombre de Flores. Éste, que tenía sus delicadezas, no le habría dirigido la palabra a Eladio durante un buen tiempo por ese episodio que evidencia la honestidad y la humildad del creador de la Guarania. En cuanto a nuestro poeta, ya con la certeza de que su encantadora y difícil pykasu había volado para siempre, se casó -en 1931- con ASUNCIÓN SALCEDO, madre de sus 11 hijos.
Cecilio Valiente Arámbulo murió el 6 de diciembre de 1976 en Yaguarón.
Fuente: Adelio Pastor Valiente Salcedo, hijo de Cecilio Valiente.

CHE PYKASUMI (*)
Che pykasumi reveve va’ekue chehegui rehóvo
oúva ne angue cada pyhare che kéra jopy
rohayhúgui aî ajepy’apýva che nera’arôvo
michînte jepépa ndaivevuivéi che mba’e mbyasy.

Ne añaitégui nde aikóva ko’âicha aikove asy
jaikóma rire ku juayhu porâme oñondivete
reveve reho che reja rei chemotyre’ŷ
aiko aiko rei ndavy’amivéi upete guive.

Veces ndakevéi, pyhare entero nderehe apensa
akéta mo’â chembojepoyhu nema’ê asy
nde resa rory rojuru pyte rohêtûrôygua
apáy roheka ku ndorojuhúi haime che tavy.

Ma’erâve nipo aikove ko’âicha ambotuichaite
la nepore’ŷ nde upe mombyry che tupâsymi
chénte rohayhúgui aikóva ahasa desprecio mante
ha nde rehoite nderejukuaavéi che pykasumi.

Ku amáske ko’ê rohayhu asy narremediavéi
ñaimo’â voi ku itavymíva mba’e aiko
ama’ê asy ku nde rogamíre ha nde nereiméi
korasô rasy chembotarova chembojahe’o.

Resêva’ekue chehegui rehóvo che pykasumi
reipotave’ŷgui rohavi’ûmi ni rojavyky
ejumi jevyna ikatumiháicha che consolami
ta’ivevuive che jopy asyva che mba’e mbyasy.
Letra: Cecilio Valiente
Música : Eladio Martínez / José Asunción Flores
Escrito en 1928
(*) Esta es la versión completa de la poesía.
Las estrofas 3ª y 4ª no suelen cantarse.

PYKASU SAITE
Pykasu saite rohayhu asyva
rekañy kañyva ajúrô jepi
rohecha guive che agâ itavyva
mba’ére piko reiko nde rari.

Eréntena chéve... de que ikatúne
ne añoitemihápe jajotopami
mba’e ajapórôpa nde che rayhúne
ha ahupytyne nekunu’ûmi.

Mávapa oimo’â ko che rekove
peichaitepeve rembotyryry
rohayhu asyva pykasu saite
avive reiko rekañy kañy.

Tajána nde ypýpe ñemihapete
nde rague vera tahavi’ûmi
ndoroharuichéne pykasu saite
javy’ava’erâ ku oñondivemi.

Nenupâ mboyve Tupâ Ñandejára
na eitymi po’ápe ko che rekove
ha econsolami ko nde rayhuhára
jepe oime nde jára pykasu saite.
.
Escrito en 1922
.
ROHECHAGA’U PARAGUAY
Yma ramo jepe roheja Paraguaý
ha umi vy’a raity nde pype ojajaipáva
ni sapy’a romoî’ŷre tesaráipe péina hoky
purahéi ndéve guarâ vy’ave’ŷ rerekuáva.

Ahejava’ékue oho nde pype che rembiayhu
Tupâsy joguahaite che áhenói pykasumi
ropea j aj ái asy iñe’êmi kunu’û
ikatúva reñongatu ndémante Paraguaý.

Che py’a juka asýva, ajejuhu mombyry
tyre’ŷmi kambyuhéicha ndavy’avéi mamove
hi’ânte chéve aveve Paraguaýpe aguejy
che pykasu ryakuâmi che rete tomuenyhê.

Néina nde pykasumi, pykasumi porâite
reveveva’ekue reho repyta Paraguaýpe
maymáva yvotytýpe ndaipóri nde joguaha
ndémante rejuva’erâ pono aiko py’apype.
.
Escrito en 1925
.
CHE PYKASUMI
Che pykasumi reveveva’ekue chehegui rehóvo
oúva ne angue cada pyhare che kéra jopy
rohayhúgui aĩ ajepy’apyva che nera’âróvo
michînte jepépa ndaivevuivéi che mba’e mbyasy.

Ne añaitégui ndénte aikóva ko’âicha aikove asy
jaikóma rire ku juayhu porâme oñondivete
resê reveve che reja rei chemotyre’ŷ
aiko aiko rei ndavy’amivéi upete guive.

Sin consuelo alguno te sigo queriendo cada amanecer
como sombra voy caminando a solas con mi soledad.
Mis ojos padecen al mirar la casa donde ya no estás.
Corazón transido que me mancha el pecho y me hace sollozar.

Con un leve vuelo de mí te apartaste pequeña torcaz
porque no querías que te acariciase el pelo y la piel.
Regresa, te pido, a darme consuelo como sabes tú,
alivia esta pena que me estruja el alma, che pykasumi
Versión cantada por Joan Manuel Serrat
Adaptación castellana : Rubén Bareiro Saguier y J.M. Serrat
.
Fuente: LAS VOCES DE LA MEMORIA - TOMO I
HISTORIAS DE CANCIONES
POPULARES PARAGUAYAS
Autor y ©:
MARIO RUBÉN ÁLVAREZ
Edición del autor y Julián Navarro Vera
Dibujo de tapa:
ENZO PERTILE
Diseño de tapa: Miguel Ángel Sosa
Asunción-Paraguay 2003
.
Visite la
GALERÍA DE LETRAS
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada